Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 12:48

La estación más “infernal” del Metro de Madrid por la que pasas sin saberlo

Metro de Madrid es, sin duda, uno de los transportes predilectos de todos los ciudadanos de la capital española para moverse en su día a día. Más aún, ante la crisis de los carburantes, y con la llegada de los descuentos en las tarifas del abono transporte aplicados por la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, el suburbano madrileño no sólo ha conseguido ser uno de los transportes por excelencia de Madrid, sino que también ha conseguido convertirse en un elemento “cultural” y “turístico” más de la ciudad. Así pues, al igual que el Metro de Londres, el Metro de Madrid ha conseguido conquistar los corazones de millones de turistas que visitan la capital año tras año.

Una “conquista” que el Metro de Madrid ha conseguido, también, debido a su carácter histórico… y a las muchas curiosidades que el suburbano tiene en su interior. Estaciones fantasmas, museos… pedacitos de historia viva de Madrid que se encuentran ubicados bajo el suelo de la capital española, y que, sin duda, hacen las delicias de quienes los visitan.

EL VIAJE “INFERNAL” DEL METRO DE MADRID

Muchas son las curiosidades que, día tras día, siguen sorprendiendo a los usuarios del Metro de Madrid, durante sus trayectos por el subsuelo de la ciudad.

Sin embargo, algunos detalles sobre el Metro de Madrid pueden llegar a pasar desapercibidos. Al menos, a primera vista. Es el caso de la estación más “infernal” del suburbano, que, a menudo, no es intuida por los viajeros.

Se trata, ni más ni menos, de la histórica estación de Cuatro Caminos, situada entre los barrios de Chamberí y Tetuán. Una estación que conecta las líneas 1, 2 y 6 de Metro, y por la que miles de usuarios del Metro de Madrid circulan a lo largo del día.

Así pues, aunque muchos de estos usuarios no lo sepan, lo cierto es que la estación de Cuatro Caminos es la más profunda de toda la red actual del Metro de Madrid. Y es que la estación se encuentra, ni más ni menos, que a 45 metros de profundidad con respecto a la superficie.

Profundidad que, sin duda, hace de esta estación la más “infernal” de todo el mapa del suburbano. Eso sí, no por las dificultades de sus accesos, sino por las interminables escaleras hacia abajo que hay que utilizar para llegar a la estación, digna de ser bajada al ritmo de “Highway to hell”.

LA PESADILLA DE LOS USUARIOS DEL SUBURBANO

Pero, a pesar de que esta curiosidad sobre Cuatro Caminos pasa desapercibida, lo cierto es que la interminable bajada sí es algo que notan, y mucho, los usuarios del suburbano en su día a día. Sin embargo, ésta no es la principal queja de los viajeros del Metro de Madrid.

Y es que, a pesar de que la red de Metro es la segunda más grande de la Unión Europea, lo cierto es que aún tiene mucho camino que recorrer. Al menos, en lo que a satisfacción de los viajeros se refiere.

Así pues, miles son las quejas que, día tras día, se pueden escuchar sobre el servicio del Metro de Madrid. A menudo, en referencia a la tardanza de los trenes, o la falta de aire acondicionado en vagones y estaciones. Quejas que, en el caso de la accesibilidad de las estaciones, son aún más llamativas. Y es que, tal y como ha señalado este diario en múltiples ocasiones, lo cierto es que las personas con movilidad reducida siguen teniendo un gran desafío en el Metro de Madrid. Un desafío que, además, se ve incrementado por las constantes averías de las escaleras mecánicas y la falta de ascensores.

Situaciones que, sin duda, hacen que no sólo Cuatro Caminos sea considerada una estación “infernal” para los usuarios del Metro de Madrid. Aunque sí sea la que más profundidad tenga.