Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 23:47

Buitrago de Lozoya hace “el agosto” con la piscina de Riosequillo

Tras dos años de cierre debido a la pandemia del coronavirus, este verano volvía a abrir sus puertas la piscina de Riosequillo. Una piscina, considerada la más grande de España que, sin duda, ha conseguido que Buitrago de Lozoya se sitúe en el mapa aún con más énfasis. Un “éxito” que, sin duda, ha sido de lo más beneficioso para la zona.

La pandemia del coronavirus provocaba, desde 2020 y aún a día de hoy, restricciones en todo el territorio nacional. También en la Comunidad de Madrid, donde muchas instalaciones se cerraban al público para evitar contagios masivos. Es el caso de la piscina de Riosequillo, una de las más grandes a nivel nacional que, por fin este verano, reabría sus puertas para todos los madrileños.

Sin embargo, no todo han sido alegrías para los que han decidido visitar esta espectacular piscina natural este verano. Y es que, a pesar de que las instalaciones siguen siendo prácticamente las mismas, el precio de la entrada ha cambiado considerablemente en los últimos años.

9 EUROS POR LA ENTRADA GENERAL A LA PISCINA

Sin duda, la piscina natural de Riosequillo es una gran tentación para todos los madrileños. Más aún este verano, cuando las olas de calor se han solapado en la Comunidad de Madrid, alcanzando los termómetros temperaturas superiores a los 40ºC de forma casi constante.

Y es que esta conocida y grandiosa piscina cuenta con una superficie de 4.200 metros cuadrados, permitiendo el aforo de hasta 2.000 personas. Instalaciones en las que el agua de estas piscinas naturales se unen a otros divertimentos, como pistas de fútbol o baloncesto, así como área de juegos para niños.

Instalaciones que, sin embargo, han triplicado su precio en los últimos años. Así pues, tal y como ha podido comprobar este diario, en el año 2016, la piscina de Riosequillo podía ser disfrutada por el módico precio de 3 euros en la entrada general para adultos, 2 euros para los niños de entre 3 y 14 años, subiendo estos costes 50 céntimos durante el fin de semana.

Precios muy distintos a los que los madrileños han tenido que pagar este verano. Así pues, actualmente, la entrada general cuesta 7 euros, teniendo la de niños un precio de cuatro euros. Algo que se incrementa el fin de semana, llegando a costar 9 euros la entrada general.

LAS CUENTAS SALEN… PERO NO PARA LOS MADRILEÑOS

Una subida de precios para el acceso a esta piscina natural que, desde luego, no ha pasado desapercibida. Y es que, a pesar de que estas instalaciones cuentan con un entorno envidiable en Buitrago de Lozoya, lo cierto es que los precios han subido exponencialmente tras la pandemia.

Algo que, sin duda, resulta de lo más rentable para los gestores de esta piscina. Y es que, contando con un aforo máximo de 2.000 personas, un fin de semana (y considerando que todos los que acceden a la piscina son mayores de 14 años), la piscina de Riosequillo conseguiría unos ingresos diarios de 18.000 euros. Una cifra que, en 2016, se quedaría en una tercera parte, apenas alcanzando los 6.000 euros.

Subida generalizada del precio de la piscina de Riosequillo que, en plena crisis económica, y con el incremento indiscriminado del IPC, ha supuesto un verdadero “desembolso” para muchos madrileños que han decidido buscar en esta piscina una escapada a las altas temperaturas que se han vivido este verano en Madrid. Algo que, sin duda, ha supuesto un elemento disuasorio para muchos usuarios que, ante este elevado precio, han buscado otras posibilidades para refrescarse este verano en la capital… por un precio muy distinto al que ofrece la gran piscina natural de Buitrago de Lozoya. Una piscina que puede presumir de tener las instalaciones más grandes de la capital… y también unos de los precios más llamativos.