Quantcast
lunes, 26 septiembre 2022 23:26

El alcalde de Alicante busca entre los 179 municipios madrileños a alguien que “enchufe” a su hija

El “juego de sillas” que se está produciendo dentro del Partido Popular debido a las elecciones municipales de 2023 parece haber puesto en alerta al alcalde de Alicante. Y es que su hija podría estar a punto de perder su codiciado cargo en el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, debido a los rumores que apuntan a la casi definitiva destitución de la actual alcaldesa, Susana Pérez Quislant.

Tras la victoria de Juanma Moreno en Andalucía, precedida por la victoria de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones regionales madrileñas, el punto de mira del Partido Popular está puesto en las próximas elecciones municipales de 2023. Comicios que podrían ser decisivos para la permanencia de la popular en la presidencia de Madrid, y que podrían ser un nuevo y esclarecedor resultado de apoyo a Alberto Núñez Feijóo en su carrera por la Moncloa.

Delicado momento político en el que el PP no puede permitirse ningún “cabo suelto” dentro de la formación. Algo que ha puesto en el punto de mira a Susana Pérez Quislant. Y es que la actual alcaldesa de Pozuelo de Alarcón podría tener los días contados, no sólo por su cercanía al defenestrado Teodoro García Egea, sino por la polémica que parece perseguir a la popular desde los inicios de su mandato.

EN BUSCA DE UN NUEVO CARGO PARA LA HIJA DEL ALCALDE DE ALICANTE

Una polémica en la que, sin duda, los “grandes apellidos” que conformaban su equipo dentro del Ayuntamiento del municipio no han ayudado a Quislant a mantener un perfil bajo. Y es que algunos familiares y allegados de grandes nombres del PP parecen haber conseguido, tal y como destacaba el diario Moncloa.com, introducirse en el equipo de Gobierno de Pozuelo.

Es el caso de la hija del popular alcalde de Alicante, Luis Barcala. Así pues, María del Valle Barcala Martín-Montalvo, tras estudiar varios cursos de producción audiovisual, conseguía entrar con funciones de secretariado en el Ayuntamiento de Susana Pérez Quislant. Un cargo que implicaba cierta cercanía con la alcaldesa, y un sueldo de casi 35.000 euros anuales.

Sueldo, salido del erario público, que actualmente está en serio peligro. Y es que las dudas de Sol sobre Susana Pérez Quislant podrían hacer que la hija del alcalde de Alicante acabase perdiendo este jugoso puesto municipal. Algo ante lo que ya podría estar preparándose el edil popular, que podría estar buscando ya algún contacto dentro de los municipios madrileños que pueda “enchufar” a su hija de nuevo en la administración. Aunque sea lejos del cuidado de la aún alcaldesa de Pozuelo.

LA “CRIBA” DE ALFONSO SERRANO NO SÓLO TOCARÁ POZUELO

Sin embargo, la situación de la hija del alcalde de Alicante, provocada por la más que posible caída de Quislant, no es la única que se espera en los próximos meses. No, al menos, en las listas municipales del Partido Popular.

Y es que, tal y como destacaba Isabel Díaz Ayuso tras su nombramiento como presidenta del PP de Madrid, es el momento de hacer una absoluta “renovación” dentro del partido. Una renovación en la que la cúpula popular buscará candidatos que ofrezcan “sangre nueva” a la formación, y que puedan tener así una “oportunidad” para liderar un proyecto popular a nivel municipal.

Un plan en el que ya se han visto “beneficiados” algunos nombres como el de Noelia Núñez, escudera de Ayuso y escogida ya como candidata del PP por Fuenlabrada para los próximos comicios. Eso sí, a la vez, otros nombres han caído de las listas, como es el caso de Susana Pérez Quislant. Una caída provocada, además, siguiendo la estela de “borrado” de Ayuso hacia el pasado “casadista” del PP de Madrid.

Entramado político de renovación y de preparativos ante las elecciones en el que la hija del alcalde de Alicante se encontrará en una encrucijada. Momento clave en el que deberá demostrar su capacidad ante Isabel Díaz Ayuso. Al menos, mientras Barcala busca aliados en los municipios madrileños que puedan asegurar un futuro en la política a María del Valle tras su poco llamativo paso por Pozuelo de Alarcón.