Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 3:34

El emprendimiento de los jóvenes madrileños le ganan la batalla a la crisis

La pandemia mundial no ha conseguido acabar con las ganas de apostar por el emprendimiento. Tras largos y duros años de pandemia iniciar un proyecto de negocio se ha convertido en una tarea difícil de ejecutar pero no imposible. Multitud de jóvenes mantienen la ilusión de convertir en realidad sus sueños a pesar de la crisis.

Los jóvenes de hoy día se enfrentan a una situación complicada, donde encontrar un trabajo estable y formal se dificulta cada vez más. El emprendimiento, es otra cuestión muy preocupante en España ya que existen muchos obstáculos, sobretodo económicos para poder llevar a cabo una idea de negocio. Además, la juventud está preocupada por su futuro laboral y es consciente de los riesgos económicos que supone montar tu propia empresa.

Sin embargo, ante las lamentables condiciones laborales que sostienen la mayoría de los puestos de trabajo que se ofrecen hoy en día, los jóvenes consideran una alternativa mejor apostar por sus propias ideas y lanzarse al mundo del emprendimiento. En definitiva, no solo están luchando por un futuro mejor sino por un salario digno con buenas condiciones laborales.

LYDIA MAROTO, UN EJEMPLO DE EMPRENDIMIENTO “MADE IN MADRID”

Este es el caso de la joven madrileña, Lydia Maroto. Al igual que muchos españoles, se vio afectada laboralmente por las consecuencia negativas del Covid-19. Lydia estuvo formándose muchos años para ser una especialista en moda y se negó a cruzarse de brazos ante la situación. En ese momento tuvo la iniciativa de diseñar y fabricar sus propias mascarillas para venderlas y estar un paso más cerca de alcanzar su sueño, ser una gran diseñadora.

Esta chica joven que apostó por el emprendimiento en plena pandemia y con el viento en contra, ha cumplido su sueño. No obstante, aún le queda un largo camino y de ahí que esté trabajando tan duro para conseguir todas sus metas. Actualmente, sigue luchando por su idea de negocio y por crecer en la industria de la moda. En consecuencia, crea y diseña colecciones juveniles donde la elegancia brilla por sí sola.

Su última colección se llama Goddesses Colecction, la componen 8 sofisticados modelos para eventos que transmiten la pasión y dedicación que Maroto ha dedicado a cada uno de ellos. Todos los modelos que visten sus clientas están diseñados, patronados, medidos y cosidos por ella, dando lugar a prendas exclusivas y artesanales.

La diseñadora más allá de elaborar un modelo, crea una experiencia única para cada persona que se pone en contacto con ella. Por esta razón, nos explica que para ella es imprescindible crear un vínculo con sus clientas para que se sientan cómodas y poder confeccionarles a medida un modelo personalizado que supere sus expectativas.

Para conseguir el atuendo perfecto para cada persona y cumplir con la demanda, Lydia necesita mucho tiempo. Por ahora, ella sola se ocupa de principio a fin de todo el proceso de elaboración y diseño de cada modelo, lo que implica largos días de trabajo y esfuerzo. Por ese motivo, la diseñadora ha señalado que necesita que las clientas se pongan en contacto con ella con cinco meses de antelación para crear con detenimiento y precisión la prenda perfecta para cada una de ellas.

En la siguiente foto vemos un modelo llamado Silvia, el cual la diseñadora confirmaba a este periódico que se trata de su diseño más especial. Este espectacular vestido, Lydia lo diseñó con mucho cariño para su mejor amiga y por eso, tiene para ambas un gran valor sentimental. Como se observa en la imagen, combina los colores blancos con azul marino y además de su precioso escote abullonado, tiene una espalda increíble.

NO TE PIERDAS LA ENTREVISTA COMPLETA