Quantcast
miércoles, 30 noviembre 2022 4:22

Cercanías se convierte en el enemigo de los madrileños dejando “tirados” cada día a sus viajeros

El servicio ferroviario Cercanías Madrid cada vez está más en boca de los madrileños. Retenciones y demoras se han convertido en el “pan de cada día” para los cientos de viajeros que usan a diario sus trenes. Un servicio que ha levantado múltiples quejas entre los afectados de la capital.

“Algunos trenes se están viendo afectados en su recorrido habitual”. Con este aviso habitual, Cercanías Madrid anunciaba de nuevo un problema en el recorrido de una de sus líneas. En concreto, la línea C5 entre las estaciones de Atocha y Móstoles-El Soto en ambos sentidos, en donde los usuarios se ven obligados a tener que esperar durante más de 20 minutos para poder continuar con su recorrido.

Un problema que lleva meses pasando y en el que nadie pone solución. Y es que, los conductores del Cercanías son los primeros que no dan explicaciones sobre lo ocurrido y el “muerto” se pasa de mano en mano. Así mismo ocurría hace unos días en la línea C4 dirección Colmenar Viejo.

Decenas de madrileños cogieron el tren a las 20:30 y estuvieron encerrados en el vagón durante 40 minutos, sin posibilidad de salir a la estación. Al parecer, el vehículo había fallado de nuevo, pero los usuarios continuaban con la incertidumbre de qué estaba ocurriendo.

EL PROBLEMA DE LOS TIEMPOS EN LOS PANELES

Una situación que tiene lugar con muchísima frecuencia y que, tal y como nos cuenta un usuario habitual de la línea C5, “ocurre mínimo una vez a la semana”. Largas esperas que se traducen en crispación y descontrol por parte de los viajeros ante la dejadez de la compañía ferroviaria en la ciudad madrileña.

No obstante, el problema no termina así. Los paneles en los que se indican los tiempos de espera en muchas ocasiones generan una gran confusión. Como si fuese por arte de magia, los números aumentan y se multiplican, haciendo que los viajeros tengan que esperar el doble de lo indicado en un primer momento.

Un hecho que ha molestado a cientos de usuarios, quienes se siente “vacilados” y “engañados” cada día. “¿Y es que la megafonía no existe para avisar de estas cosas, no?”, expresaba un madrileño a través de su cuenta de Twitter. Quejas que aumentan y que no tiene respuesta por la compañía ferroviaria, quienes ni si quiera avisan a los viajeros por megafonía de los problemas que acontecen.

Sumado a este importante problema, que genera retrasos en la vida cotidiana de los viajeros, se encuentra el sofocante calor en el interior de los trenes. “Hoy tocará encima pasar calor porque tampoco ponéis el aire en los vagones”, reivindicaba otro usuario a través de Twitter.

VAGONES DE CERCANÍAS SIN AIRE ACONDICIONADO

A pesar de que algunos trenes sí que tengan el aire acondicionado encendido, el alto número de viajeros que se acumula debido a los retrasos y retenciones convierte Cercanías Madrid en el “infierno” de los madrileños. Un conjunto de problemas que hasta el propio Consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez García, ha destacado en su perfil oficial, remarcando la expresión “una vez más”.

Un servicio que deja mucho que desear, a pesar de los altos precios que cobra por sus abonos. Y es que, dependiendo de la zona el precio varía desde 28,90€, pudiendo solo acceder a una o dos zonas, hasta 92,90€ si se quiere viajar por todas la Comunidad.

Los usuarios de Renfe pagan por usar un transporte que promete recorridos entre diferentes puntos de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la funcionalidad y el trato de la compañía con los viajeros muestra una cierta “dejadez”, tal y como expresan las quejas de decenas de madrileños. A pesar de todo el “mal”, hay viajeros que se toman la situación con humor y aprovechan los largos ratos de espera para hacer “relatos breves mientras esperamos que llegue el tren que siempre se avería”.