Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 12:37

David Pérez se va de celebración mientras los vecinos afectados de la línea 7B siguen sin casa

El drama de los afectados por la línea 7B del Metro de Madrid cada vez se hace más notable. Sin embargo, el Consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, parece abstenerse de grave problema que están viviendo los vecinos de San Fernando de Henares, lo que ha provocado la reacción de las cientos de familias perjudicadas.

La obra, inaugurado en 2007 por Esperanza Aguirre, afectó al subsuelo de 15 calles madrileñas y a día de hoy ha dejado a 100 familias sin sus hogares. Poco a poco las casas de la zona afectada se han ido hundiendo sin que nadie tome cartas en el asunto. Una pesadilla que viven a diario centenares de madrileños y que no impide a David Pérez irse de celebración.

Así mismo lo publicaba en su cuenta oficial de Twitter, en donde mostraban como el Consejero de Transporte e Infraestructuras acudía a la celebración de la Festividad de Nuestra Señora del Carmen. Una actitud que rápidamente ha provocado el enfado de los vecinos afectados por la línea 7B del Metro de Madrid.

“Das la espalda a esto”, respondía al citado tweet una cuenta de vecinos perjudicados por la construcción de la línea del subterráneo madrileño. Imágenes que muestran como las viviendas afectadas se derrumban mientras la asociación de afectados exigen soluciones ante la drástica situación que viven a diario.

“NO ACUDE SI QUIERA A LAS REUNIONES”

Según afirman los mismos, el Consejero de Transporte, David Pérez, no acude si quiera a las reuniones con la asociación y no han recibido hasta el momento ningún tipo de indemnización, además de que siguen sin tener su propia casa. “No va a las reuniones que tenemos la asociación junto a nuestros abogados. Manda a su Viceconsejero y la responsable jurídico”, indican desde AfectadoXmetro.

Una actitud que nada tiene que ver con la faceta que el consejero muestra en los actos públicos de la Comunidad de Madrid. El pasado 16 de mayo la Comunidad de Madrid, a través de la dirección general de Infraestructuras de la Consejería de Transportes e Infraestructuras, comenzó las labores de derribo de forma controlada del edificio afectado por la Línea 7B de Metro de Madrid en San Fernando de Henares situado en la calle Presa 4 y Rafael Alberti 1 y 3.

MÁS DE UN MILLÓN DE EUROS PARA DEMOLER LAS VIVIENDAS AFECTADAS DE LA LÍNEA 7B

Mientras tanto, los vecinos “veían” desde los apartahoteles donde se han hospedado temporalmente como sus vidas se hundían al son de los muros de las casas. Para muchos afectados, la situación que viven en la actualidad es consecuencia de las prisas con las que se realizaron hace quince años las obras.

Para ello, se invertirán 1,2 millones de euros para demoler, adecuar la parcela, gestionar los residuos, establecer seguridad y vigilancia y realojar a las familias afectadas del mismo y a las que viven al lado. No obstante, los vecinos afectados de San Fernando de Henares insisten en que “alguien va a tener que asumir responsabilidades sean las que sean, no vale solo indemnizaciones y a otra cosa”.

Por su parte, el consejero de Transporte e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez, aseguró que “desde la Comunidad de Madrid se ha iniciado el proceso de oficio” para conceder indemnizaciones por la Línea 7B de Metro. Sin embargo, desde la plataforma de afectados afirman que aún no han recibido ninguna indemnización, a pesar de que la situación no es para nada nueva y han tenido tiempo de actuar y tomar medidas.

CRÍTICAS A DAVID PÉREZ

Hasta el momento, David Pérez sigue recibiendo críticas por su “mala gestión” por parte de muchos madrileños, aunque parece no afectarle en demasía y continúa con su agenda pública como si nada de esto ocurriese. Quizás, esto sea debido a que, según Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, “los usuarios valoran con una puntuación de sobresaliente” las instalaciones del Metro por su “modernización y accesibilidad”. Una calificación que los vecinos de San Fernando de Henares no comparten, ya que para ellos sería un “cero patatero”.