Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 8:21

El alcalde de Majadahonda dejará en manos del Pleno el millonario y polémico “contrato de las basuras”

José Luis Álvarez Ustarroz, alcalde de Majadahonda, se convertía en el centro de atención del Partido Popular, y de su propio municipio, debido a un polémico contrato. Un contrato que sigue dando coletazos, y que promete crear una auténtica crisis política en el municipio madrileño a pocos meses de las elecciones municipales. Una crisis ante la que el alcalde popular ha decidido coger las riendas de la situación, y “ceder” a las peticiones de algunos concejales. Peticiones que han conseguido que el polémico contrato sea ahora analizado y aprobado desde el Pleno del Ayuntamiento, y no por la Junta de Gobierno.

127 millones. Ésta es la cifra que está “en juego” en Majadahonda. En concreto, a través de la adjudicación de un contrato  de recogida, transporte y gestión de residuos del municipio.

Licitación para la que, desde el Gobierno municipal de José Luis Álvarez Ustarroz, se elegía a una empresa murciana. Una elección que provocaba el asombro y el estupor dentro del municipio, así como dentro del Partido Popular. Y es que esta empresa, escogida de entre algunas de las más grandes del sector, no cuenta con sede en Madrid, ni capacidad suficiente, al menos a priori, para hacerse cargo de esta gestión.

Algo que hacía saltar todas las alarmas. Y es que muchos vinculaban esta licitación, gestionada por un asesor de Medio Ambiente, a la relación de este asesor, y de parte del equipo de Álvarez Ustarroz, con el ex secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Sospechas ante las que el alcalde de Majadahonda, destacando que el contrato era “correcto”, decidía convocar una Junta extraordinaria para explicar la decisión a los concejales. Explicaciones que, sin embargo, no llegaban este martes.

ÁLVAREZ USTARROZ LLEVARÁ EL CONTRATO AL PLENO

Así pues, tal y como ha podido saber Qué!Madrid, La Junta extraordinaria se reunía este martes, ante la petición del alcalde de Majadahonda. pero, sin embargo, acordaban dejar este tema “sobre la mesa”. Algo que implicaba que, a pesar de la “urgencia” con la que se había realizado la licitación, y la propia convocatoria de Junta, las “explicaciones” quedaban, de momento, aparcadas.

Y es que el alcalde ha decidido, tal y como destacan fuentes a este diario, escuchar a algunos concejales, y llevar el contrato al Pleno. Una decisión que hará que “se retrate toda la corporación” municipal.

Un cambio en el guión planteado hasta este momento por Álvarez Ustarroz que intenta demostrar la “transparencia” de este contrato ante los partidos de la oposición, así como ante el resto de empresas que optaron a la oferta, que están actualmente indignadas ante la decisión del Gobierno municipal.

Ayuntamiento Majadahonda

Ahora, tras la decisión planteada por Ustrarroz, la Junta de Gobierno “cederá” sus competencias, al menos en esta cuestión, al Pleno del Ayuntamiento, que será el encargado de decidir si la adjudicación de estos 127 millones se ha producido de manera “limpia” o no.

EL CONTRATO MÁS GRANDE DE MAJADAHONDA DEJA EN VILO AL PP

Este “retraso” en las explicaciones de Ustrarroz, provocadas por la decisión de llevar el contrato al Pleno, podría provocar que el asunto se trasladara finalmente hasta la última semana de julio. Momento en el que será todo el pleno, y no sólo los seis integrantes de la Junta del Gobierno, los que decidieran sobre este contrato, considerado uno de los más grandes que firma el municipio.

En concreto, tal y como han asegurado fuentes a Qué!Madrid, es que el proyecto está pensado para ser presentado “al pleno de julio, de la última semana”. Una fecha in extremis, ya que el mes de agosto es inhábil políticamente, lo que podría hacer que, si los trámites municipales se retrasan, el asunto podría quedarse sobre la mesa hasta después de verano. Algo que se espera evitar, pudiendo tomar una decisión en los últimos días de julio.

Situación que no sólo “preocupa” dentro de las filas populares de Majadahonda, sino que también podría haber provocado que Alfonso Serrano esté muy pendiente de lo que sucede en el municipio. Y es que el nuevo secretario del PP de Madrid podría estar al acecho para cobrarse nuevas “víctimas casadistas” en la región madrileña; más aún, ante la cercanía de las elecciones municipales de 2023. Algo que podría hacer que este polémico contrato de Majadahonda a la empresa murciana se convierta en la sentencia de Ustrarroz, si el ejercicio de transparencia que se producirá en el Pleno no convence a los partidos de la oposición y concejales… así como a Alfonso Serrano.