Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 8:31

La subida de los precios convierte a Madrid en uno de los destinos turísticos más prohibitivos

La subida de los precios es un hecho innegable que está teniendo lugar en la sociedad actual. Un aspecto que se traduce en múltiples aspectos de la vida cotidiana de las personas, incluyendo los costes de las vacaciones de verano. La inflación ha encarecido este “esperado” momento y ha hecho que Madrid sea uno de los destinos “premium” para visitar este verano.

Y es que las subidas se pueden notar mayormente en aquellos destinos que cuentan con un mayor destino internacional. Además, la llegada del “fin de la pandemia” ha disparado el número de viajeros que ansían recuperar los viajes y las escapadas, por lo que la demanda ha aumentado considerablemente.

En la capital podemos ver como las reservas hoteleras han tenido que aumentar el precio de sus alojamientos. Según fuentes consultadas por este medio, dormir una noche en pleno mes de agosto en la zona de Argüelles rondaría entre los 90 euros y 100 euros, en una habitación básica sin ningún régimen incluido. Si nos movemos hacia zonas aún más céntricas de la capital, como por ejemplo el popular Parque del Retiro, el precio por noche asciende a 150 euros la noche.

Precios de escandalo que han hecho que los turistas estén viviendo las vacaciones más caras de los últimos años. Pero el problema no se encuentra exclusivamente en que los precios de los alojamientos se hayan disparado, sino que el transporte para llegar al destino supone otro importante desembolso que está marcando récords históricos.

Avión, coche, autobús…no importa el medio porque de cualquier forma los viajeros han notado que el transporte se ha encarecido de manera importante. Y es que, hace unos años trasladarse a la capital desde una zona costera podría suponer un coste de 50 euros llenar el depósito del coche. Sin embargo, este hecho es en la actualidad prácticamente impensable puesto que el precio de la gasolina es de 2,125 euros y el gasoil 2,093 euros.

Según afirma el Instituto Nacional de Estadística, las pernoctaciones en establecimientos hoteleros alcanzan los 29,8 millones, frente a los 7,3 millones del año pasado. No obstante, tres de cada diez viajeros han cancelado sus reservas por la alta inflación económica. Salir una semana de vacaciones en agosto cuesta de media 1.464 euros, un 24 % más que hace un año. A esto habría que añadir el coste de alquilar un coche en la capital, que ha subido hasta los 28 euros al día de media, siendo este uno de los precios más económicos hasta el momento.

LOS GRANDES ATRACTIVOS TURÍSTICOS DE MADRID DURANTE LAS VACACIONES

A pesar de la importante subida de los precios en la capital, Madrid se ha posicionado como la región favorita de la población durante las vacaciones. Y es que, a pesar de no contar con playa, la oferta de actividades que proporciona la región madrileña es casi ilimitada. En este sentido, la ciudad ha potencia su turismo debido a la pérdida que sufrió durante la pandemia sanitaria.

De este modo, fiestas, miradores, gastronomía, recorridos, festivales y hasta una especie de playa hacen que sean miles los turistas que deciden escoger Madrid como su destino de vacaciones.

Además, con el objetivo de animar a los visitantes a que acudan a la capital, el Área Delegada de Turismo del Ayuntamiento de Madrid y Renfe pondrán en marcha una campaña de promoción para difundir los grandes atractivos turísticos del destino Madrid y su excelente conectividad ferroviaria. Una campaña que se centrará en la promoción de las propuestas de turismo y cultura que ofrece la capital a sus viajeros durante la temporada estival.