Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 8:34

La candidata en riesgo de la semana: Mariola Vargas

La cuenta atrás para las próximas elecciones municipales ha comenzado. Algo que podría afectar a candidatos como Mariola Vargas. Y es que la actual alcaldesa de Collado Villalba parece no convencer a sus votantes, ni al partido de coalición en el municipio. Tampoco a la actual directiva del PP de Madrid, debido a su cercanía con el ex líder nacional de la formación, Pablo Casado.

A pesar de que aún quedan muchos meses para la cita con las urnas de los ciudadanos, lo cierto es que la maquinaria política ya ha comenzado a prepararse para los comicios municipales de 2023. Y es que, en estos momentos tan convulsos políticamente, la elección del candidato es fundamental para conseguir unos resultados positivos en el municipio. Resultados que, sin duda alguna, serán entendidos en clave nacional.

Algo que podría poner claramente en riesgo a candidatos como Mariola Vargas, actual alcaldesa de Collado Villalba. Y es que la gestión de la popular en el municipio de la Sierra madrileña no parece convencer ni a unos ni a otros. Una difícil situación que podría ponerla “en la cuerda floja” en la elección del candidato popular por Collado Villalba para 2023.

LA GESTIÓN DE MARIOLA VARGAS NO CONVENCE EN COLLADO VILLALBA

A pesar de que la alcaldesa popular gobierna en coalición con la formación naranja, lo cierto es que la polémica rodea principalmente a Mariola Vargas. Algo ante lo que Ciudadanos tampoco se desmarca, lamentando la poca sintonía entre ambos partidos de coalición del Ayuntamiento del municipio. Una cuestión que Mariola Vargas negaba, hace apenas unos días, en una entrevista, donde aseguraba que no había roces con la formación naranja con la que gobierna. Tampoco con Bernardo Arroyo, portavoz de Ciudadanos en Collado Villalba.

Con el equipo de Gobierno no ocurre absolutamente nada. Como equipo de Gobierno tenemos muy claro que lo importante son los vecinos” destacaba la alcaldesa en una entrevista con ‘Noticias para Municipios”. Palabras con las que desmentía los rumores de que Bernardo Arroyo se había quejado de la falta de “trabajo en equipo” por parte de los populares en el Ayuntamiento municipal.

Palabras de la alcaldesa popular que distan, sin embargo, de lo pronunciado por el portavoz de Ciudadanos en varias entrevistas, así como en las redes sociales. Lugares donde ha llegado a asegurar que no se siente “satisfecho” con algunas gestiones del Ayuntamiento. “Cuando no hay un nivel de exigencia máxima, los resultados son mediocres” ha sostenido Arroyo.

“Las mentiras de Mariola Vargas tienen las piernas muy cortas y la nariz muy larga” critica un usuario en Twitter. “Mariola Vargas es la responsable y competente para el traslado del mercadillo a la Plaza de los Belgas. La decisión está acarreando fuertes pérdidas en el comercio local“, critica otro. Palabras que, sin duda, hacen mella en la gestión de la popular.

Críticas a la gestión de Mariola Vargas desde dentro del propio municipio que, sin duda, serán muy tenidas en cuenta por el Partido Popular. Y es que los de Isabel Ayuso necesitan seguir manteniendo una mayoría aplastante en el territorio madrileño. No sólo de cara a las próximas autonómicas o municipales, sino también como cobertura para los próximos comicios generales en España.

Pero no son solo estas críticas las que podrían suponer la “destitución” de Vargas de cara a la candidatura del Partido Popular por Collado Villalba en 2023. Y es que su cercanía al ex líder de la formación, Pablo Casado, también podría jugarle una mala pasada.

Así pues, evidente es que, tras la llegada de Isabel Díaz Ayuso a la presidencia del PP en Madrid, pocos serán los “fieles” a Casado que se mantendrán en cargos de poder político bajo la dirección de Isabel Ayuso. Una suerte de “castigo” que también podría vivir Mariola Vargas, que podría estar viviendo sus últimos meses en el Ayuntamiento de Collado Villalba, a pesar de que, actualmente, parece defender la gestión y el liderazgo de Ayuso. Al menos, de cara a su propia formación.