Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 11:09

Te enseñamos cómo hacer una increíble ensaladilla rusa

Con el calor, lo único que apetece es una receta fresca y esta ensaladilla clásica es siempre una buena opción. Este plato tan típico del verano, puedes preparlo en casa y anímate a disfrutarla en estos días calurosos.

Además se encuentra en muchas variantes. Se le puede agregar pollo, atún, salchichas, pepinillos, etc. Pero en todas sus versiones, los ingredientes principales son las patatas, las zanahorias, los guisantes y la mayonesa. Estos trucos son para que te salga cremosa y con un sabor increíble.

Ingredientes:

5 patatas

1 zanahoria

2 huevos

4-5 pepinillos agridulces

100 g guisante

100 g atún o bonito de lata

sal y pimienta

Opcional: 2 cucharaditas mostaza dulce

Para la mayonesa:

220 ml aceite de girasol

1 huevo

pizca de sal

1 cucharada vinagre

Elaboración:

Se lavan las patatas y la zanahoria sin pelar. Luego las pones en una cacerola y se cubren con agua, se les pone un poco de sal. Se van a cocer hasta que estén blandas. La zanahoria estará lista antes que las patatas. Así que hay que sacarla antes. Se ponen a cocer en otro recipiente los 2 huevos con una pizca de sal. Para salir duros se van a cocer unos 10-12 minutos.

Mientras, se prepara la mayonesa. En el vaso de la batidora se echa el aceite y un huevo entero. También se añade una pizca de sal. Se introduce la batidora en el vaso y se mantiene en la base sin levantarla. Se va a batir así, durante 8-10 segundos sin mover la batidora. La mayonesa va creciendo poco a poco. Después de 10 segundos se puede levantar la batidora y hacer movimientos hasta que el aceite se incorpora por completo. Al final se añade el vinagre y se va a batir un poco más, se guarda en el frigorífico hasta la hora de utilizarla.

Cuando las patatas y la zanahoria están cocidas se retiran del agua y se dejan enfriar. A los huevos se les retira el agua y se les echa agua fría hasta cubrirlos. De esta manera van a enfriar más rápido y se van a pelar mejor. A continuación, se pelan las patatas, la zanahoria y los huevos cocidos. Se van a trocear en dados o cubitos pequeños. Los huevos, se van a trocear de la siguiente manera: un huevo y la mitad de la clara del otro se cortan en trozos pequeños. Se guarda la yema y la otra mitad de clara. Estas se van a rallar por la parte pequeña de la ralladora. Luego se guardan para la decoración de la ensaladilla.

Los pepinillos se cortan en dados pequeños, se van a escurrir presionando entre las dos manos. De esta manera no van a soltar agua en la ensaladilla. Los guisantes si se utilizan congelados se tienen que cocer unos 3 minutos y después escurrirlos muy bien. Se puede utilizar guisantes del bote también. Pero, para que la ensaladilla tenga un bonito color verde se debe utilizar los congelados. No se tiene que pasar con la cocción de los guisantes porque se va a perder el color.

Es muy importante de picar los ingredientes en trozos pequeños porque así no se va a necesitar mucha mayonesa para ligar la ensaladilla. Todos los ingredientes se ponen en un recipiente amplio para que se puedan mezclar. También se añade el atún o el bonito bien escurrido y desmenuzado. Se añade sal y pimienta al gusto.

Se echan dos cucharadas de mayonesa y se remueven los ingredientes. Si aún no se ha ligado bien, se añade un poco más de mayonesa. Probar la ensaladilla para ver si hace falta rectificar la sal. Luego se puede emplatar y decorar con una capa fina de mayonesa. Por encima se le pone el huevo rallado y decora a tu gusto. Puedes ponerle unas tiras de pimiento rojo asado, le va dar un color festivo a la ensaladilla. Y lista para disfrutarla.

La ensaladilla rusa casera es un auténtico clásico de la gastronomía española. No hay bar en España que no tenga entre sus tapas este delicioso plato. Y aquí te dejamos algunos de ellos.

RESTAURANTE RAFA

La marisquería del barrio de Retiro no solo aprovecha su excepcional género cuando sirve productos del mar, sino también en la ensaladilla. Su receta cuenta con lascas de ventresca de bonito que demuestran, una vez más, que la fama es bien merecida.