Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 5:23

Begoña Villacís pierde fuelle en manos del anodino asesor que ya hundió a Cifuentes y a Pilar Martínez

Ciudadanos no se encuentra atravesando su mejor momento como formación política. Algo que ha hecho que muchos miren hacia Begoña Villacís. Y es que la vicealcaldesa de Madrid parece ser el “último gran estandarte” de la formación naranja. Sin embargo, Begoña Villacís tampoco goza de una imagen destacada en la política madrileña, ni en la nacional. Algo que ha puesto en el punto de mira a Jesús García, principal “responsable” de esta falta de imagen de la líder madrileña de Ciudadanos.

Begoña Villacís es, sin duda, una de las identidades más fuertes y reconocidas de la formación naranja. Una posición dentro de su partido, que acompaña a su lugar como vicealcaldesa de la capital española, que hacían que, en busca que una estrategia de comunicación que le permitiese ensalzar su labor, la formación “fichase” a Jesús García. Un hombre que crecía a la sombra de la gran Marisa González, y que parecía ser el nuevo gran artífice del crecimiento de Begoña Villacís.

EL ANODINO NÚMERO DOS DE MARISA GONZÁLEZ EN MADRID

Marisa González, directora de comunicación de Cristina Cifuentes durante su mandato en Madrid es, sin duda, una de las mejores estrategas de comunicación política. Algo que se puede comprobar en su recorrido. Un recorrido en el que destaca su labor en el “alzamiento” de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid.

Un trabajo en el que la “dircom” contó con un equipo claro, y del que formaba parte, como su número dos, Jesús García. El mismo Jesús García que ahora cubre las necesidades de comunicación de Begoña Villacís. Así pues, García se consolidaba durante el mandato de Cifuentes como el director adjunto al Gabinete de Comunicación, cobrando más de 74.000 euros al año, según apuntaban ciertas informaciones del momento.

Puesto de confianza de Mercedes González que hacía que Jesús García, no sólo consiguiera crearse un nombre dentro de la comunicación de la administración pública. Así pues, también conseguía ciertos “beneficios” para sus familiares, tal y como apuntan algunos rumores. Y en concreto, para su hijo.

JESÚS GARCÍA “COLOCA” A SU HIJO GRACIAS A CRISTINA CIFUENTES

Tal y como informaba el diario ElPlural, y tal y como rumorean fuentes internas del equipo de Begoña Villacís, el Gobierno de Cristina Cifuentes fichaba, como director general de Asuntos Europeos y Cooperación con el Estado, nada más ni nada menos que a Ignacio Javier García Gimeno. Es decir, al hijo del número dos de Marisa González, al que catalogaban como un “experto en idiomas”.

Un “puestazo” para padre e hijo en el Ejecutivo de Cifuentes que, sin embargo, no parecía corresponder, ni a la gestión del primero, ni a la experiencia del segundo. Así pues, mientras que Ignacio Javier apenas contaba con experiencia que le acreditase para ese cargo, su padre, Jesús García, poco conseguía gestionar como número 2 de comunicación de Cifuentes.

Tanto es así que, finalmente, Jesús García no consiguió ser un peón de peso en la imagen de Cristina Cifuentes, que acababa siendo “degradada” por el polémico caso de las cremas. También por el “caso Máster”, en el que Jesús García tuvo participación activa en la gestión, con desastroso final para la presidenta popular.

Una “suerte” que también compartió Pilar Martínez, responsable de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras del Ayuntamiento de Madrid con Alberto Ruiz-Gallardón. Concejalía que dirigió desde 2004 a 2011, pasando posteriormente a convertirse en concejala de Villaviciosa de Odón, cayendo posteriormente en el “olvido político”, dimitiendo y renunciando a su acta.

BEGOÑA VILLACÍS, ARREPENTIDA DE SU DECISIÓN

Una fama que provocaba que el anodino Jesús García, no sólo acabara “provocando” la caída de sus líderes políticos, sino también los rumores entre sus compañeros funcionarios. Personal que trabajaba con él en los pasillos de Sol y que, tal y como ha podido saber este diario, no dudaban en asegurar, con cierta sorna, que Joaquín Sabina se inspiró en Jesús García para componer el álbum “El Hombre del traje gris”.

Un problema que ahora afecta, directamente, a Begoña Villacís, así como a su formación. Y es que, dentro de Ciudadanos, esperaban que el fichaje de Jesús García consiguiera ensalzar la gestión de Begoña Villacís en Madrid. Algo que, tal y como han podido comprobar en los últimos tiempos, parece que no está al alcance del ex-número 2 de Marisa González.

Falta de imagen de Begoña Villacís que ha levantado un fuerte malestar dentro de las filas de la formación naranja. Y es que Jesús García podría no haber cumplido con su cometido con para la líder de los naranjas en la capital española. Decepción de Ciudadanos que no sólo podría determinar el futuro del comunicador en la formación, sino también el futuro más inmediato de Begoña Villacís, en plena “carrera” por las municipales de 2023, y en plena caída libre de su partido.