Quantcast
miércoles, 1 febrero 2023 16:51

Este es el mejor cachopo de Madrid

Icono de la gastronomía asturiana está compuesto por un par de filetes de ternera grandes rellenos de jamón y queso (aunque se ha ido reinventando y hay varias versiones). Está inspirado en el cordon bleu francés, de igual manera dos filetes de carne rellenos de queso empanados y fritos. El cachopo vendría a ser una versión de tamaño mayor a la que se le añade jamón.

Un plato con mucha historia, puesto que su origen data de mediados de los años 40. Se creó como una manera de aprovechar los filetes de ternera de peor calidad en plena posguerra. De esta manera surgió este plato que no podía ser más económico ni sabroso. Hoy, el cachopo cuenta con infinidad de versiones, es un verdadero éxito. Si vives en Madrid y eres un verdadero fan del cachopo, hay un lugar en Madrid que no te puedes perder: La Clave.

Es el mejor sitio de Madrid donde hacen tres versiones de cachopo. El de solomillo de vaca joven asturiana se rellena con jamón ibérico y queso de La Peral, que se derrite entre la carne; el de cecina, sustituyendo al jamón ibérico por lonchas de ‘Cecina de León’, su característico ahumado marida con el vigor del cabrales, oloroso, sabroso, cremoso y untuoso, y el más original de todos, el de merluza, relleno de salmón, bacalao y queso de La Peral.

Aquí te dejamos otros sitios TOP de Madrid donde disfrutar de este manjar asturiano, en pleno corazón de la capital española

PANCIPELAO

¡Un manjar! Este restaurante de barrio tiene muy buena cocina tradicional. Dos salones, uno más enfocado a la barra y al menú del día, otro muy amplio para sentarse a comer con mantel y reposo. Además, tienen terraza cerrada para todo el año. Hay dos tipos de cachopos: el Asturias y el Clásico.

Atrevida reinvención de su propia tradición local, el ‘Asturias’ sustituye el jamón serrano por chosco del concejo de Tineo. Este embutido de cerdo crudo-curado, ahumado en ciego, refuerza el solomillo de vaca frisona, bañado además con cremoso queso de vaca de ‘Afuega’l pitu’ (de los astures más antiguos) y crema de queso de oveja.

El clásico, con solomillo de cerdo ibérico, jamón serrano de hembra y tierno queso de vaca asturiana de Vidiago. Además, Pancipelao sirve una versión del ‘clásico’ más potente en boca, con cecina de León en vez de jamón serrano y queso de Cabrales por el de Vidiago.