Quantcast
jueves, 29 septiembre 2022 1:20

El código QR, la herramienta de la hostería que pone en peligro la seguridad ciudadana

Utilizado habitualmente por la mayoría de personas, el código QR se ha convertido en el “pan de cada día” para la hostería. Creado en 1994 y usado de manera residual en distintos sectores comerciales, este tipo de códigos se pueden encontrar en multitud de sitios, destacando principalmente en las mesas de los restaurantes y bares.

“Estamos incorporando los códigos QR en nuestros protocolos de sostenibilidad como una de las medidas prácticamente obligadas”, aseguraba José Antonio Aparicio, presidente de Hostelería Madrid en una entrevista realizada por Tourinews. Los códigos QR se popularizaron debido al coronavirus y la necesidad de mantener la distancia de seguridad.

Desde entonces, el QR se ha mantenido, facilitando la transmisión de información. Esta medida ha supuesto una gran modernización del sector hostelero y les ha permitido reducir costes y favorecer la sostenibilidad del medio ambiente. Según un estudio realizado por la empresa de software Ivanti, el 83% de los usuarios ha hecho uso de un código QR solo durante el último año 

QR son las iniciales del término anglosajón “Quick Response”, respuesta rápida. Y es que, esta forma de poder consultar la carta del restaurante de manera digital favorece que los clientes no tengan que esperar la atención del camarero para decidir que van a consumir. Además, beneficia a los camareros, ya que de este modo no tienen que realizar repetidas “idas y venidas” hacia las mesas.

La reducción del material impreso es otro de los “pro” con los que cuenta la utilización de QR en la hostelería. Al utilizar esta herramienta se evita la impresión de cartas en papel tradicionales y se potencia la imagen de la empresa, mostrando una mayor modernización que hace que los clientes se sientan atraídos y acudan al establecimiento.

LA BRECHA DIGITAL Y EL ESPIONAJE EN LA HOSTELERÍA

Sin embargo, los código QR no implican beneficios para toda la población. La brecha digital cada vez es un problema más evidente y en este aspecto se puede ver claramente. ¿Cómo deben actuar las personas que no disponen de un teléfono móvil para escanear el código o no saben como hacerlo? Ante esta cuestión, Hostelería Madrid considera que se deben mantener los soportes físicos, ya que hay una gran parte de clientes, sobre todo de edades mayor, que necesitan de esta dualidad.

Al principio de la pandemia era obligatorio que los bares contarán con este tipo de códigos, ya que no se permitía que los usuarios manejasen cartas en formatos físico. Pero esta normativa hizo que una parte de la población contase con desventaja a la hora de acudir a los restaurantes y bares.

Además, los ciberdelincuentes han visto en este auge del uso de los QR una forma de atacar de manera “discreta” a los consumidores. Esto se debe a que aprovechan para espiar y controlar la información que almacenan los dispositivos móviles de los usuarios que escanean el código.

A pesar de todo ello, es evidente que la utilización de los QR ha supuesto un gran avance para la hostelería y la clientela más joven. El avance de las nuevas tecnologías es incontrolable y cada vez va a más, como es el caso de los robots camareros que ya han llegado a varias partes del país. José Antonio Aparicio, presidente de Hostelería Madrid, indicó en la entrevista mencionada anteriormente que este nuevo sistema de escaneo es la “puerta de entrada a la digitalización real de la hostelería“.