Quantcast
viernes, 9 diciembre 2022 20:07

El Ayuntamiento pasa del “café con leche in Plaza Mayor”

“Madrid, una ciudad sin ley”. Así comienzan las quejas por Twitter de los vecinos de la Plaza Mayor hartos de que no se cumpla con la normativa vigente. Desde hace años, la Asociación de Vecinos de Residentes de la Plaza Mayor de Madrid reivindica que se acabe con la publicidad prohibida que “cutrifica” el Patrimonio Cultural.

Considerada un símbolo de visita obligatoria en el corazón de la capital, la Plaza Mayor cada vez se valora menos y se estropea más. Inaugurada en 1620, esta emblemática plaza con planta rectangular ha visto crecer poco a poco a Madrid y ha sido “premiada” con decenas de carteles publicitarios que incumplen las normativas establecidas.

Se trata de un entorno cultural y protegido en el que “no se cumplen las normas”, según afirma a Qué!Madrid Ricardo Bustos, presidente y portavoz de la Asociación de Vecinos de Residentes de la Plaza Mayor de Madrid. La falta de inspección y control en la zona ha dado lugar a que muchos locales saquen a la calle carteles publicitarios que degradan la imagen del conjunto declarado Bien de Interés Cultural.

FALTA DE INFORMACIÓN POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO

Este problema se debe a la falta de información por parte de propietarios y autoridades a los comercios de la zona. Muchos de ellos desconocen la ordenanza que prohíbe divulgar publicidad en la Plaza Mayor y sus entornos, por lo que debe ser el Ayuntamiento de Madrid quien se encargue de “difundir un documento informativo para residentes y comerciantes de la Plaza Mayor, en el que se indiquen cuestiones relativas a divulgar, informando de que se trata de un Bien de Interés Cultural, así como los aspectos técnicos y normativos que deben cumplirse, dada su catalogación”.

“Que, desde la Junta Municipal del Distrito Centro, o instando al Área u organismo competente, se elabore, remita y difunda un documento informativo para residentes y comerciantes de la Plaza Mayor, en el que se indiquen cuestiones relativas a divulgar, informando de que se trata de un Bien de Interés Cultural”

Propuesta al Pleno de Distrito Centro del 6 de abril de 2022

La falta de control e inspección de las autoridades tampoco ha facilitado que los locales retiren la publicidad de las calles, ya que es prácticamente inexistente. Ante esta drástica situación, que lleva alargándose muchos años en el tiempo, los vecinos de la Plaza Mayor exigen una solución en la que se impliquen las autoridades oportunas puesto que “no es un sistema adecuado que sea el ciudadano quien denuncie la situación”, indica Ricardo Bustos.

FALTA DE CONTROL Y JURISDICCIÓN

Tanto el Distrito Central como la Agencia de Actividades de Madrid hicieron caso unísono a las quejas de los vecinos, ya que prometían que pondrían “cartas en el asunto” y hasta el momento el problema sigue presente en la popular Plaza Mayor. “Hay problemas de jurisdicciones“, explica el presidente y portavoz de la Asociación de Vecinos de la Plaza Mayor.

La queja ha sido llevada al Pleno del Distrito y se ha aprobado por parte de todos los partidos, por lo que los vecinos de la Plaza Mayor se encuentran a la espera de que se ponga remedio a un problema que parece que no ha preocupado en ningún momento al Ayuntamiento de Madrid.

Este hecho contrasta al saber que es el propio Ayuntamiento quien saca a relucir en multitud de ocasiones el valor histórico de “esta plaza porticada es el corazón del Madrid de los Austrias“. No obstante, este no es la única cuestión a la que tienen que hacer frente los vecinos de la Plaza Mayor. El ruido, la basura y el descontrol se han adueñado de uno de los lugares más simbólicos de la capital. Problemas cuya competencia pertenece principalmente al Ayuntamiento de Madrid.