Quantcast
sábado, 24 septiembre 2022 20:47

Patrimonio Nacional montará un bar en un jardín histórico del siglo XVIII en Madrid

La capital española es un referente internacional. También gracias a su cultura y a la historia de la ciudad. Una historia que se puede estudiar a través de lugares tan emblemáticos como los Jardines del Campo del Moro o el Palacio Real. Lugares que, este verano, se convertirán en nuevas ‘terrazas’ para los visitantes. Contando este proyecto con el beneplácito de Patrimonio Nacional.

La ciudad de Madrid no es sólo gastronomía, economía o deporte. También, y ante todo, es historia viva del país. Algo que se puede comprobar en muchos rincones de la ciudad, donde edificios, plazas, estatuas y jardines son silenciosos recuerdos de otras épocas. Desde el Palacio Real, la Puerta de Alcalá o el Parque del Retiro, muchas son las zonas de Madrid que son lugares ’emblemáticos’ que recuerdan la historia de la capital.

Entre ellos, se encuentra el Jardín del Campo del Moro. Un jardín creado por el Rey Felipe II en el siglo XVIII, y que se mantiene hasta nuestros días como una gran joya histórica viva. Tanto, que fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931. Y que ahora, será el escenario de un nuevo ‘bar’ diseñado desde Patrimonio Nacional.

UN FOODTRUCK EN PLENO MONUMENTO HISTÓRICO

Así pues, Patrimonio Nacional ha sacado a licitación un contrato para que, durante los meses de verano, los visitantes de los Jardines del Campo del Moro puedan ‘tomar algo’ en pleno jardín histórico. Un ‘picoteo’ que podrá producirse entre las 10 de la mañana y las 12 de la noche, según la documentación oficial publicada por Patrimonio Nacional.

Explotación de servicio de restauración en los jardines del Campo del Moro, concretamente en la plazuela ubicada junto al Túnel de Napoleón en la entrada al público por el Paseo de Virgen del Puerto. A prestar entre las 10:00 de la mañana y las 24:00h” destaca el documento.

Una licitación en la que se plantea que los jardines del siglo XVIII de Madrid puedan acabar convirtiéndose en un lugar de ‘meriendas’ al aire libre. Eso sí, contando con un presupuesto de cerca de 200.000 euros. En concreto, 199.200€ que, tras restarse los gastos totales de este servicio, apenas dará un valor positivo de 31.800 euros. Eso sí, a cambio de poner en riesgo una de las mayores joyas naturales de Madrid.

Eso sí, se ha querido asegurar que la empresa que dé este servicio durante el verano, deberá respetar la protección de los jardines como Bien de Interés Cultural. Del mismo modo, también deberá contemplar las normas de planeamiento urbanístico vigentes.

OTRO BAR PARA LOS ‘REALES’ VISITANTES

Sin embargo, los jardines del Campo del Moro no serán el único espacio ‘protegido’ por Patrimonio Nacional que, este verano, será un escenario de ‘gastronomía’ excepcional en Madrid. Así pues, también los visitantes del mirador del Museo de Colecciones Reales gozarán de un ‘bar’ durante su visita, tal y como destaca el mismo documento.

“Servicio de restauración, mediante la ubicación de una food-truck (furgoneta de comida y bebida) en el mirado de la entrada del Museo de Colecciones Reales, junto a la explanada de la Almudena”. Un servicio de comida rápida que coincidirá, en horarios, con el habilitado en los jardines del Campo del Moro.

Un servicio de restauración que, en este caso, apenas dará 16.000 euros de valor total. Y es que, a los 91.500 euros que se esperan de ingresos totales, se le deberán restar los más de 75.000 euros de gastos.

Dos proyectos con los que, según Patrimonio Nacional, “se pretende una utilización más eficiente de espacios en el Palacio Real de Madrid, así como ofrecer un servicio de restauración a los asistentes visitantes”. Eso sí, poniendo en riesgo, durante al menos cuatro meses de verano, algunos de los emplazamientos más bellos e históricos de la Comunidad de Madrid.