Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 4:22

Las medidas del Ayuntamiento en la Feria del Libro: “un chiste” que agrada a los vecinos

La Feria del Libro de Madrid, que tendrá lugar del 27 de mayo al 12 de junio en el Parque del Retiro, volverá con una edición postpandémica que pretende contentar a los vecinos de la zona. Muchos vecinos de residencias cercanas al Retiro se han quejado en estos últimos años del exceso de ruido y de suciedad durante la feria madrileña.

Por ello, la megafonía será eliminada y en su lugar la organización contará con ocho personas que no estarán en un único punto fijo, sino que estarán disponibles para ofrecer la información relativa a las casetas. De este modo, el ruido que tanto afectaba a los vecinos se reducirá en gran parte.

“LA ORGANIZACIÓN CONTARÁ CON OCHO PERSONAS QUE ESTARÁN DISPOSIBLES PARA OFRECER INFORMACIÓN “

Según afirman desde la propia Feria del Libro de Madrid había mucha gente que no prestaba atención a los avisos por megafonía, aunque si se quedaban con el “soniquete”. “Los bucles de firmas en algunos fines de semana duraban más de una hora y cuarto y nadie esperaba a escuchar la megafonía”, añadía Eva Orúe, la nueva directora de la feria.

SIN FOLLETOS EN LAS CASETAS

Además, tampoco habrá planes en papel en las casetas. Esta medida se lleva a cabo para mejorar la sostenibilidad del evento y evitar que el recinto se llene de basura y residuos. En su lugar, cuatro pantallas a lo largo del recorrido, 1,3 kilómetros para las casetas, se colocarán en la feria y dispondrán de datos respecto a las firmas y actividades que se llevarán a cabo.

Para la feria de este 2022 no habrá conferencia inaugural como era habitual, aunque sí habrá charla inaugural entre tres autores, y se adelantan 30 minutos los horarios de apertura en mañana y tarde. Lo que sí se mantendrá será el cierre a mediodía. “Lo hemos estudiado, pero hay problemas como el que alguno de los libreros tienen que atender su negocio fuera de la feria o que hay momentos de calor insoportable”, ha indicado Orúe.

Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos, y por ello ha habido quejas por parte de madrileños. “Que el Ayuntamiento de Madrid suprima la megafonía de la Feria del Libro con el argumento de evitar la contaminación acústica parece un chiste. Contaminación acústica son los camiones de basura a las dos de la mañana”.

UNA FERIA DEL LIBRO SIN PAÍS INVITADO

Por lo demás, esta cita con los libros será de acceso libre y mantendrá su recorrido tradicional, teniendo como entrada principal la Puerta de Madrid. Se trata de la 81ª edición de la feria en la capital y tras dos largos años volverá a ser como se recordaba antes de la pandemia.

Pero nadie quiso viajar sin saber como sería la situación respecto al covid, lo que ha supuesto que el retorno de la Feria del Libro no cuente con ningún país invitado. A pesar de ello, la nueva dirección del evento ha elegido como temática principal “el viaje”. La Comunidad de Madrid ha incrementado este año su inversión a la Feria del Libro en más de un 30%, hasta los 110.000 euros, concedidos a través de una subvención nominativa a la Asociación de empresarias y empresarios del comercio del libro de Madrid.

Durante la presentación del evento, que contará con 378 casetas y más de 400 expositores, la nueva directora de la feria, Eva Orúe, anunció que se habilitarán cuatro espacios para acoger firmas multitudinarias que permitirán desplazar las filas de personas fuera del recinto y, de esta manera, evitar las aglomeraciones habituales en otras ediciones que tantos “quebraderos de cabeza” suponían para los vecinos y madrileños que querían disfrutar también de este emblemático parque del centro de la ciudad.