Quantcast
martes, 5 julio 2022 3:13

Almeida deja en ‘stand-by’ las obras de la M-30 y las oculta con árboles

Uno de los grandes proyectos de José Luis Martínez-Almeida a su llegada al Ayuntamiento de Madrid era el soterramiento de la M-30. Un proyecto, parecido al de Madrid Río, que convertiría el norte de la vía madrileña en una carretera subterránea. Sin embargo, los nuevos planes del Ayuntamiento en la Avenida de la Ilustración parecen desechar el plan inicial de Almeida.

Sin duda, uno de los lugares más representativos y emblemáticos del Madrid moderno es la Avenida de la Ilustración. Un lugar, diseñado y construido durante los años 80, que buscaba un equilibrio entre la velocidad y la modernidad de la M-30, y los bulevares típicos de Madrid. Un proyecto que acababa haciéndose realidad, y que ahora es coronado por 26 arcos de acero inoxidable, de más de 20 metros de altura, conocidos como la Puerta de la Ilustración.

Proyecto que, en la llegada de José Luis Martínez-Almeida al Ayuntamiento de Madrid, se convertía en uno de los principales focos de atención del Consistorio. Así pues, desde el Gobierno de Almeida, se buscaba soterrar este tramo de la M-30, desde la avenida de la Ilustración hasta el Hospital la Paz. Un proyecto que buscaba devolver una imagen de ‘Naturaleza’ a la famosa avenida madrileña.

UN NUEVO ‘MADRID RÍO’ EN EL NORTE DE LA M-30

Así pues, a finales de 2021, fuentes cercanas al Ayuntamiento de Madrid confirmaban la intención de soterrar la zona norte de la M-30, desde la zona anterior a la avenida de la Ilustración, camino al hospital La Paz. Un proyecto que a finales del año pasado entraba en fase inicial de estudio, y que buscaba convertir esta zona norte en un paisaje más natural y ajardinado.

Una infraestructura que planeaba imitar el proyecto liderado entre 2004 y 2007 por Alberto Ruiz-Gallardón en el actual Madrid Río. Eso sí, con un presupuesto limitado a los 3.500 millones de euros. Presupuesto suficiente para sumergir a la M-30 bajo la superficie de la zona de la Avenida Ilustración, reduciendo así la contaminación del aire de la zona. Un nuevo paso en el plan del alcalde popular de convertir a Madrid en una de las ciudades más verdes de Europa.

LOS ACTUALES PLANES DEL AYUNTAMIENTO

Sin embargo, en apenas unos meses, todo parece haber cambiado en los planes del Ayuntamiento para esta zona norte de la M-30. Y es que, hace apenas unos días, el Ayuntamiento de Madrid daba luz verde a un nuevo proyecto de “reurbanización del flanco norte de la avenida de la Ilustración“.

Un nuevo plan, anunciado por la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, que actualizará el enlace de la M-30 con la avenida de la Ilustración, gracias a una profunda remodelación de la zona. Remodelación centrada en el espacio público, el tránsito peatonal y estancial de la zona.

“La intervención consistirá en la renovación y la mejora de los pavimentos existentes, y la actualización de la configuración de los itinerarios peatonales” destacan desde el Consistorio. Una planificación en las que se contempla la “adecuación de parterres y zonas ajardinadas”, así como “la mejora y complemento de las zonas de juegos infantiles y de mayores […] y en general, la renovación de elementos que forman parte de la urbanización del entorno”.

Ambicioso plan de ‘renaturalización’ de la Avenida de la Ilustración que, sin embargo, hace sospechar que el Consistorio ha abandonado su proyecto inicial de soterramiento de la M-30. Y es que estas obras, junto a las del Nudo Norte, la zona del Nuevo Norte y las proyectadas obras del Hospital La Paz, ‘impiden’ casi en su totalidad la posibilidad de unas nuevas y profundas obras en la zona de la M-30 para convertirla en una vía subterránea.

LA TOPOGRAFÍA, LA POSIBLE ‘RESPONSABLE’ DEL ‘CAMBIO DE PLAN’

Sin embargo, este cambio de planes podría no depender del Ayuntamiento. No, al menos, en su totalidad. Y es que la topografía de la zona de la Avenida de la Ilustración podría tener mucho que ver con la decisión.

Así pues, tal y como afirma el Ayuntamiento, el actual paseo de los arcos metálicos está situado sobre el cauce de un arroyo que formaba parte de la antigua topografía del lugar. Un recorrido del agua que, en el actual plan, estará representado por una gran bóveda de árboles, así como varias fuentes ornamentales.

Antiguo cauce que, junto a la porosidad del terreno, podrían hacer casi inviable el soterramiento de la M-30. Y es que ambos condicionantes podrían poner en riesgo los cimientos de algunos edificios colindantes, en el caso de que el Ayuntamiento acabe optando por su diseño inicial de la ‘nueva’ M-30 Norte.