Quantcast
sábado, 2 julio 2022 22:12

La nueva línea 170 enfada a los vecinos, y retrata más que nunca al concejal ‘Desgracia’

Este lunes, José Luis Martínez Almeida inauguraba la nueva línea 170 de la EMT. Una línea destinada a unir a Arroyo del Fresno y Sanchinarro. Un trayecto que, sin embargo, ha enfadado a los vecinos de Las Tablas. Un enfado que, a su vez, ha vuelto a demostrar el desinterés del concejal del distrito por los vecinos y asociaciones de vecinos de su área.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, inauguraba el pasado lunes 25 de abril la nueva línea 170 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Una celebración a la que el edil popular llegaba acompañado del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante; los concejales de Hortaleza y Fuencarral-El Pardo, Alberto Serrano y Javier Ramírez; y el director gerente de la EMT, Alfonso Sánchez.

Un evento lleno de aplausos y reconocimientos entre representantes públicos, en el que no se dudaba en asegurar que esta nueva línea de autobús es “una solución de transporte público para las más de 120.000 personas que residen entre Sanchinarro, Las Tablas, Montecarmelo, Mirasierra y Arroyo del Fresno”. Una “apuesta del Ayuntamiento” a través de esta línea de transporte, con la que el Consistorio asegura haber dado respuesta “a una demanda vecinal” que existía desde hace años.

LOS VECINOS DE LAS TABLAS EXPLOTAN CONTRA LA 170

Sin embargo, estas afirmaciones realizadas desde el Ayuntamiento de Madrid han quedado en evidencia. Así pues, desde la Asociación Vecinal de las Tablas, no han dudado en mostrar su absoluto enfado con el recorrido de esta línea de autobuses de la EMT.

“La queja que hemos trasladado es que es una línea de autobuses que se ha hecho con tiralíneas. Y que deja al 90% del barrio de Las Tablas sin servicio” han lamentado en conversaciones con este diario. “Si la línea hubiera seguido por el Camino de Santiago, se hubiera prestado servicio al 70% de la población”.

Un “diseño” de la línea que preocupa, no sólo porque apenas cubre las necesidades del 10% de la población de Las Tablas, sino que también coincide con el servicio de Metro ligero del lugar. Algo que provoca que la nueva línea quede como un simple duplicado del transporte público en esa zona, mientras otras muchas continúan ‘incomunicadas’.

No tiene sentido que vayan en paralelo” aseguran desde la asociación vecinal. Queja que es aún más relevante, ya que la línea recientemente inaugurada fue dibujada inicialmente en 2011. Un dibujo en el que, al contrario que en esta ocasión, sí se contó con los vecinos del distrito.

Así pues, nos confirman desde esa asociación de Las Tablas que la línea “se diseñó en 2011”. “Se propuso a través de reuniones de las entidades de los nuevos barrios, Peñagrande, Arroyo Fresno, Montecarmelo y Las Tablas, y propusimos que la línea uniera el norte. Y se diseñó que la línea terminara en Las Tablas, y no en Sanchinarro”. Un despropósito en el que también ha quedado fuera Tres Olivos.

“Vamos a solicitar una reunión al Consorcio de Transportes para ver si podemos mejorar esta línea” destacan desde la asociación, en defensa de la línea dibujada en 2011. Una línea que sí contó con la colaboración de los vecinos. Algo que no ha sucedido actualmente, siendo uno de los principales responsables de esta ausencia el ya conocido como ‘Concejal Desgracia’, Javier Ramírez.

EL CONCEJAL ‘DESGRACIA’ ATACA DE NUEVO A SUS VECINOS

Un concejal que sigue sin conseguir el apoyo de los ciudadanos de su distrito, cada vez más cansados de su estrategia “sectaria”, en la que evita que las asociaciones de vecinos tengan voz en su territorio.

Es un concejal sectario, que no quiere saber nada de las entidades de los barrios de su distrito, pues aparecen cosas como las de este lunes. Que se produjo la inauguración, y no se invitó ni se informó a ninguna asociación” lamentan desde la vecinal de Las Tablas.

“le dedica mucho más tiempo a los bares de ponzano”

Un lamento que se ha repetido en numerosas ocasiones en otras zonas del mismo distrito, como Chamberí o Montecarmelo, donde el silencio administrativo de Ramírez no pasa desapercibido. “Se le puede tildar de ser un poco particular. Es el único concejal del Ayuntamiento de Madrid al que han condenado tres veces” recuerdan.

“Es muy arcaico. No cree en la participación de las asociaciones vecinales, y de los vecinos” lamentan desde la Asociación Vecinal de Las Tablas, donde la resignación ya es evidente. “No tiene intención de cambiar” destacan.

Le dedica mucho más tiempo a los bares de Ponzano que a los barrios de El Pilar, o Las Tablas. Para él es mucho más agradable” sentencian fuentes de diversos barrios del distrito de Ramírez, quien vuelve a posicionarse como el Concejal Desgracia para muchos de los vecinos del distrito.