Quantcast
martes, 24 mayo 2022 23:39

La ‘verdadera hermana’ de la Puerta de Alcalá cumple 27 años en Madrid capital

Conocida es por todos la gran Puerta de Alcalá de Madrid, diseñada por el arquitecto Francesco Sabatini. Una puerta que todos relacionan con la Puerta de Madrid situada, como no podría ser de otra manera, en Alcalá de Henares. Sin embargo, la verdadera ‘hermana’ arquitectónica de la Puerta de Alcalá es, en realidad, la conocida como Puerta de San Vicente.

El arquitecto Francesco Sabatini se convertía, tras el incendio del Alcázar de Madrid, en el arquitecto escogido por la casa real española para la construcción del nuevo Palacio Real. Así pues, Carlos III encargaba al arquitecto italiano la construcción del actual Palacio Real madrileño. Sin duda, uno de los más espléndidos y majestuosos de la época.

Un arquitecto que, también por orden del Rey, fue el encargado del proyecto de la Puerta de Alcalá… y en 1770, de la creación de la Puerta de San Vicente. Aunque, en realidad, la historia de esta «hermana secreta» de la Puerta de Alcalá se remonta aún más en el tiempo de la Historia de Madrid.

UNA HISTORIA LLENA DE ‘CAMBIOS’ Y DESAPARICIONES

Los inicios del actual monumento, ubicado cerca de la conocida plaza de España, se remontan al comienzo del siglo XVIII. En concreto, a 1726, cuando el alcalde de la ciudad, el Marqués de Vadillo, decidió que se construyera una nueva puerta de acceso a la ciudad, a través de la antigua muralla, en una localización algo más dentro de la ciudad que su lugar actual. Una puerta que sustituiría a la puerta del Parque, en ruinas. Efectivamente, la puerta fue construida, siendo el primer nacimiento de la Puerta de San Vicente.

Sin embargo, Carlos III, en su búsqueda de llenar de grandeza Madrid, y en plena construcción del Palacio Real, ordenó a Francesco Sabatini la destrucción y la renovación de esta Puerta. Así pues, encargó al italiano la construcción de un nuevo proyecto, que ‘engalanara’ el camino hacia el edificio real. Una tarea que el italiano llevó a cabo, inspirándose en su reciente proyecto de la Puerta de Alcalá, ubicando la nueva Puerta de San Vicente más cerca del río.

Un proyecto que apenas duró unas décadas ya que, ante el crecimiento de la ciudad y la desaparición de la muralla, en 1892 se decidió desmontar la orgullosa Puerta. Así pues, se aprovecharon algunos de sus pedazos para la plaza de la Cibeles. Un vacío que se mantuvo hasta mediados del siglo XX, cuando se instaló la fuente de Villanueva en el antiguo lugar de la Puerta. Una fuente que, actualmente, adorna el Parque del Oeste, a unos pocos metros de la Puerta de San Vicente actual.

Así pues, no fue hasta 1995 cuando se decidió mover la fuente, y hacer regresar a la famosa Puerta de San Vicente al lugar diseñado por Sabatini. Una complicada tarea de reconstrucción, en la que se utilizaron los planos del arquitecto italiano para recrear la Puerta al máximo posible. Una reconstrucción en la que se recuperaron algunos de los pedazos de la puerta original, y que fue inaugurada el 25 de abril de 1995.

LA VERDADERA HERMANA DE LA PUERTA DE ALCALÁ

Así pues, es la Puerta de San Vicente la verdadera ‘hermana‘, al menos en el sentido arquitectónico, de la Puerta de Alcalá. Y es que ambos monumentos coinciden en fechas de creación, así como en ‘padre arquitecto’, Francesco Sabatini. Esta es la razón por la que ambas Puertas guardan tanta semejanza, a pesar de que la Puerta de San Vicente sea más pequeña.

Por su parte, la que muchos consideran la hermana de la Puerta de Alcalá, la Puerta de Madrid, no puede presumir de haber estado diseñada por el arquitecto italiano. Así pues, el monumento ubicado en Alcalá de Henares fue construida en 1788 por el arquitecto Antonio Juana Jordán, a petición del arzobispo de Toledo. Arquitecto que, sin duda, tomó como referencia a la Puerta de Alcalá, con la que su diseño guarda una gran semejanza.