Quantcast
sábado, 2 julio 2022 19:00

Una de las pinturas de Lorenzo Quirós declarada bien de interés cultural por la Comunidad de Madrid

Madrid continúa aumentando su patrimonio cultural. Esta vez con una de las obras más celebres del pintor Lorenzo Quirós. Hace tan solo unos días el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid declaraba la pintura Ornato en la Puerta de Guadalajara como Bien de Interés Cultural. La obra, originaria del siglo XVIII, trata de un lienzo que muestra el recibimiento en Madrid a Carlos III y a su séquito en su entrada por la Puerta de Guadalajara.

El lienzo muestra la escena de la llegada a la capital, el 13 de julio de 1760, de Carlos III, María Amalia de Sajonia y su séquito acompañante. Una imagen en la que se distingue la Puerta de Guadalajara, un ornato o decorado arquitectónico efímero que se construyó con motivo de este acontecimiento. La pintura pertenece a una conocida serie compuesta por ocho perspectivas, tres de ellas desaparecidas y las otras cinco son propiedad de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y que se encuentran depositadas en el Museo de Historia de Madrid. El decreto señala que, el cuadro posee un valor artístico y supone un documento histórico de importancia.

Este nombramiento es la conclusión de un procesó que fue iniciado en octubre de 2021 por la Comunidad de Madrid y ha sido apoyado por unanimidad en el Pleno del Consejo Regional de Patrimonio Histórico. El acuerdo del Consejo de Gobierno ha tenido en cuenta que la pintura acredita los principales valores de interés histórico y cultural relevantes que exige una obra para ser declarada Bien de Interés Cultural especificado en los informes técnicos.

UN PINTOR LIBRE

Lorenzo Quirós nació en el año 1717 en Los Santos de Maimona (Badajoz) y fue uno de los pintores más destacados de su época, aunque su obra y su fama no han trascendido especialmente. El pintor comenzó a aprender el oficio en Badajoz y años más tarde se trasladó a Sevilla para continuar con su formación en la escuela de don Bernardo Germán Llorente. Allí comenzó a utilizar los pinceles al temple y al óleo. Más tarde para terminar de perfeccionar su técnica de dibujo se trasladó a Madrid y terminó de formarse en la academia de San Fernando más conocida actualmente como La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando situada en la calle de Alcalá.

la pintura acredita los principales valores de interés histórico y cultural para ser Bien de Interés Cultural

En sus obras Quirós trató de conjugar el lenguaje académico con el bagaje tradicional sevillano. Aclarando la paleta de colores, complicando la composición y remarcando algunos lugares comunes de la pintura sevillana. Entre sus obras destacan La aprobación de las Constituciones del Oratorio de San Felipe, San Fernando recibiendo en Sierra Morena a los embajadores de Mahomed, rey de Baeza en 1760. Algunos retratos como el de Carlos III en 1784, el de San José de Calasanz en 1773 o el de Maria Amalia de Sajonia en 1784 entre otras obras.

Lorenzó Quiros destacó en su época por ser un pintor libre, esto le llevó a abandonar la protección que caracterizaba a los pintores de cámara Corrado y Mengs. Estos quisieron que el artista se ocupara de obras del rey, pero él apreciaba más su libertad que los honores que esto le pudiera ocasionar, por ello regresó a Sevilla para disfrutar de la pintura a su manera. Estuvo residiendo en la ciudad hispalense durante veinte años, realizando diferentes copias de los mejores cuadros de Murillo. Quirós falleció en octubre falleció en octubre 1789 y fue enterrado en la iglesia de San Julián de Sevilla.