Quantcast
domingo, 27 noviembre 2022 0:27

Curiosidades y leyendas sobre el Palacio Real en el aniversario de su construcción

Desde hace más de 250 años, el Palacio Real de Madrid se ha convertido en uno de los edificios más emblemáticos de la capital. Una hegemonía histórica y cultural del edificio que comenzaba un 6 de abril de 1738. Año en el que Felipe V decidió la construcción del espectacular palacio.

Un incendio a finales de 1734 destruía casi por completo el alcázar de los Austrias, el también conocido como Alcázar de Madrid, quedando la Familia Real de los Borbones, así como su corte, sin residencia. Para paliar esta situación, el monarca decidía contratar a Filippo Juvarra, uno de los mejores arquitectos del monarca, para diseñar el Palacio Nuevo.

Un proyecto que comenzaba con la colocación de la primera piedra en 1938, pero que Juvarra no consiguió ver terminado. Así pues, fue su discípulo Giambattista Sacchetti quien ejecutó gran parte de la obra, que concluyó en 1751, inaugurándose el Palacio el 1 de diciembre de 1751.

Tampoco Felipe V pudo disfrutar de los 135.000 metros cuadrados y más de 3.000 habitaciones que componen el Palacio. Así pues, fue Carlos III el primer rey que habitó en el famoso edificio. Por el contrario, sería el rey Alfonso XIII el último monarca en habitar la residencia de piedra.

Alfonso XIII en el Caminito del Rey (Foto de ARCHIVO) 12/5/2017

Curiosamente, el último inquilino del Palacio Real de Madrid no pertenece a la realeza: y es que fue Manuel Azaña, como presidente de la Segunda República española, quien habitó este lugar por última vez. Tanto es así, que aún quedan muestras de su paso por el edificio, existiendo una habitación llamada ‘el despacho Azaña’, donde el político solía trabajar. Eso sí, durante esta etapa, el Palacio pasó a llamarse Palacio Nacional, respondiendo a los intereses republicanos.

CURIOSIDADES Y LEYENDAS SOBRE EL PALACIO

Si bien muchos de los curiosos que se acercan a visitar el Palacio Real se sorprenden de su tamaño, la realidad llega a sorprender aún más. Y es que el edificio está considerado como la residencia regia más grande de Europa Occidental. Un tamaño que, sin embargo, no responde a los planos iniciales de Juvara. Y es que el primer diseño del arquitecto implicaba un edificio cuatro veces más grande, siendo desestimado por los Reyes.

Pero no fue la única modificación que el Palacio ha sufrido desde sus más tiernos inicios. Así pues, Francisco Sabatini no dudó en modificar la estructura, principalmente, a través de sus jardines. Por su parte, la madre de Carlos III, la reina Isabel de Farnesio, soñó que las 108 grandes esculturas que adornaban la cornisa principal del edificio se caían sobre ella.

Un sueño que provocó que estas esculturas acabaran en los sótanos de palacio, hasta que Isabel II las recuperó para adornar lugares emblemáticos de Madrid. En concreto, los Jardines de Sabatini, la plaza de Oriente y otras plazas de la geografía española, en las que se encuentran algunas de estas piezas.

Curiosidades que se unen a las muchas leyendas que rodean a este gran edificio de Madrid. Leyendas en las que no pueden faltar historias de fantasmas, que se remontan incluso a la construcción del Palacio.

El fantasma de Felippo juvara continúa vagando por su creación

Y es que, durante las obras de este edificio, varios obreros aseguraron haber visto demonios y fantasmas en la fachada del edificio, negándose a seguir trabajando en el proyecto. Situación que Felipe V solventó obligando a que se realizara un exorcismo sobre el lugar.

Algo que no parece haber sido suficiente para acabar con las leyendas de fantasmas en el edificio. Espectros como el del propio Felippo Juvara, quien sufrió la crueldad del Rey, quien no dudó en cortarle las manos. Según las leyendas, tanto sufrió el arquitecto con este proyecto y con las órdenes del Rey, que desde su fallecimiento, su espíritu no ha sido capaz de abandonar el edificio.