Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 23:41

La Gran Vía cumple 112 años rodeada de curiosidades

La Gran Vía madrileña, situada en el corazón del casco histórico de la ciudad, siempre ha estado rodeada de polémica. Polémicas que, sin embargo, no han conseguido acabar con la imagen de renovación y modernización de la calle diseñada por el Rey Alfonso XIII en 1910.

Sin duda, una de las calles más fotografiadas y admiradas de Madrid capital es la Gran Vía. Una calle que, gracias a su situación y a su extensión, se ha convertido en la arteria principal del centro histórico de la capital española. Un protagonismo que mantiene desde hace 112 años, momento en el que el Rey Don Alfonso XIII firmaba el inicio de las obras para su construcción.

“Su majestad el Rey Don Alfonso XIII firmando, el día 4 de Abril de 1910, el acta de inauguración de las obras de demolición de las fincas enclavadas en el proyecto de reforma y prolongación de la calle Preciados y enlace de la plaza de Callao con la calle de Alcalá” rezan los documentos históricos. Obras que comenzaban en 1910, y que ahora, son conmemoradas 112 años después, con una Gran Vía recién renovada y adaptada a las necesidades del siglo XXI, pero conservando todo el encanto de hace más de un siglo.

Una calle conocida por su vinculación histórica con el corazón de Madrid. También por ser la arteria del comercio y del ocio madrileño, contando en sus edificios con algunos de los teatros más simbólicos de la ciudad. Pero, sin embargo, muchas son las curiosidades de esta céntrica calle que pasan desapercibidos para sus viandantes, y que la convierten en un icono de la capital.

CURIOSIDADES SOBRE LA GRAN VÍA MADRILEÑA

Si bien esta calle actualmente se ha convertido en el centro de la polémica debido a las restricciones de ‘Madrid Central’, los inicios de Gran Vía tampoco fueron demasiado tranquilos. Y es que el proyecto generó una fuerte oleada de protestas de los madrileños, muchos de los cuales no querían que se demolieran los 300 edificios, y la desaparición de las 14 calles, que fueron necesarios para crear la Gran Vía.

Una polémica que duró desde los principios del diseño de la céntrica calle, en 1862, hasta el inicio de la obra, el 4 de abril de 1910. Comienzo de la calle que fue dirigido por el Rey Alfonso XIII, y que tuvo un coste estimado de 29 millones de pesetas en los 21 años que duraron las obras, que terminaron en 1931.

Obras que comenzaron en la calle Marqués de Valdeiglesias, esquina Alcalá. Del mismo modo, se considera que la primera casa levantada y concluida en la Gran Vía es el edificio que hace esquina con la calle Víctor Hugo, actualmente, el portal nº8.

Por el contrario, el último edificio construido en la Gran Vía es el que, actualmente, ocupa el número 72, convertido en el hotel TRYP Washington. Hotel que no es el único en la céntrica calle, que no sólo es uno de los grandes ejes comerciales de la capital, sino también un lugar referente en cuanto a hoteles, cines, teatros o sucursales bancarias.

Cine Avenida

Orígenes que hacen aún más curiosa la estructura que sigue la calle: y es que, a pesar de ser la calle más ‘joven’ del casco antiguo madrileño, la Gran Vía no es una calle recta, sino que su trayectoria se desvía ligeramente en Callao. Una desviación que no estaba planeada en los primeros bocetos de José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio.

Así pues, los planos contemplaban que la calle fuese ancha y en línea recta, demoliendo todos los edificios de la zona. Sin embargo, la presencia de la parroquia de San José, el Oratorio del Caballero de Gracia y la Iglesia de San Francisco de Borja provocaron el desvío de la calle, evitando así que los edificios religiosos fuesen derruidos.