Quantcast
jueves, 29 septiembre 2022 3:28

Hasta 85 familias se inscriben en 15 días en el registro municipal para acoger a refugiados ucranianos

Un total de 85 familias de Fuenlabrada se han dado de alta en el registro habilitado por el Ayuntamiento para acoger a refugiados ucranianos durante la guerra en Ucrania a raíz de la invasión de Rusia.

Estas 85 familias se han inscrito en unos quince días en el registro de familias acogedoras de Fuenlabrada, que se habilitó el pasado 15 de marzo. Sin embargo, ahora los datos y contactos se trasladarán al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y a la Fundación la Caixa, tras la decisión del Gobierno de España de crear un nuevo registro de ámbito nacional.

Fuentes municipales han explicado que las familias que quieran seguir registrándose pueden hacerlo en este nuevo registro, del que se ha colgado toda la información y documentación en la web municipal.

Este registro municipal fue una de las primeras medidas adoptadas por la comisión para la ‘Estrategia local frente a la guerra en Ucrania’ puesta en marcha por el Consistorio y que tiene como objetivo preparar a la ciudad para las consecuencias que podrían derivarse de la invasión por parte del Gobierno de Vladímir Putin y, al tiempo, aprobar un protocolo de acogida y ayuda a la población ucraniana que llegue a la ciudad.

El Ayuntamiento de Fuenlabrada puso en marcha el mes pasado una red ciudadana para “la acogida, la ayuda y el apoyo a la población ucraniana que llegue a la ciudad como consecuencia de la invasión rusa”.

En este sentido, la Administración local lazó un registro de personas y familias interesadas en ofrecer sus viviendas para “acoger a la población ucraniana desplazada por la guerra en su país”.

“Fuenlabrada es una ciudad de acogida, una ciudad que siempre ha sabido sumar a todas aquellas personas que han llegado a vivir en ella”, ha declarado el alcalde, Javier Ayala, para quien “en esta ocasión, los vecinos, tengan el origen que tengan, van a volver a dar un ejemplo de solidaridad y empatía para arrimar el hombro y ayudar a familias que se ven obligadas a huir de la guerra”.