Quantcast
miércoles, 8 febrero 2023 5:36

Madrid Salud podrá derivar a cerca de 30 personas con adicciones a comunidades terapéuticas

La Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid ha autorizado este jueves el contrato de servicios para disponer de una 27 plazas en comunidades terapéuticas profesionales para derivar a las personas con adicciones que lo precisen tratadas en la red pública asistencial del Instituto de Adicciones de Madrid Salud, complementando así su tratamiento, según ha informado la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz.

Este contrato se extenderá hasta 2024 (dos años, prorrogables) con un gasto de 2,38 millones de euros y supone incrementar en un 68 % las plazas municipales en estas comunidades terapéuticas, de las 16 actuales a las 27 del nuevo contrato, para atender más intensivamente a personas con adicciones, incluidos los trastornos provocados por los juegos de azar y por las apuestas deportivas.

La Red Municipal de Atención a las Adicciones se basa en un modelo rehabilitador que se sustenta en centros ambulatorios de atención a las adicciones distribuidos por la ciudad. No obstante, la atención prestada debe complementarse, en determinadas situaciones, con la utilización de recursos de apoyo al tratamiento para aquellas personas que presentan necesidades especiales y que precisan de mayor contención e intensidad asistencial y, por tanto, requieren de la utilización temporal de un centro residencial.

La comunidad terapéutica es un recurso asistencial residencial y especializado que se enmarca en una red específica de abordaje de las adicciones, en el que las personas usuarias son atendidas las 24 horas del día.

En estos centros, los pacientes (mayores de 18 años) cuentan con un espacio terapéutico protegido en régimen de internado que asegure la consecución de una serie de objetivos terapéuticos que permitirán a la persona con adicciones completar su proceso de rehabilitación-inserción en un medio social normalizado. En las comunidades se asegura la abstinencia y estabilización de las personas con adicciones derivadas y se posibilita una intervención interdisciplinar tendente a mejorar su situación.