Quantcast
jueves, 2 febrero 2023 9:16

Un 50% de las mujeres sufre un acceso desigual a los recursos de salud

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este martes, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha recordado que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 50 por ciento de las mujeres sufre un acceso desigual a los recursos de salud en el mundo.

“La OMS describe, con el término inequidad en salud, aquellas desigualdades que son innecesarias, evitables e injustas, en ellas el género tiene un papel fundamental. Reconocerlo nos ayudará a tomar decisiones para prevenirlas, reducirlas y eliminarlas”, expresan desde la FADSP.

Así, recuerdan que, aunque las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres, estas padecen más enfermedades crónicas, por lo que son quienes más utilizan los dispositivos sanitarios, y también quienes más medicamentos consumen. “En definitiva, somos las que tenemos una peor percepción de nuestra salud”, advierten desde la federación.

“La igualdad de género en la salud significa que las mujeres y los hombres se encuentren en igualdad de condiciones para ejercer de manera plena sus derechos y su potencial para tener una buena salud, contribuir al desarrollo sanitario y beneficiarse de los resultados. Hoy por hoy no es así”, advierten. “El logro de la igualdad de género exige medidas concretas destinadas a eliminar las inequidades en salud”, añaden.

Así las cosas, desde la FADSP advierten de que la pandemia ha agudizado “en extremo” estas situaciones. De hecho, la salud mental de las mujeres se ve “fuertemente afectada”, tal y como avisan. “Las mujeres tenemos tres veces más riesgo de desarrollar depresión, el problema de salud mental más frecuente, y que será la principal causa de discapacidad en el mundo”, han recordado.

De igual forma, la discriminación y la falta de decisiones sobre la salud sexual y reproductiva “sigue constituyendo un problema pendiente”, Según FADSP. “Desde la FADSP, como profesionales de la sanidad, hemos de trabajar para que estos determinantes, que tanto inciden de manera negativa en las mujeres, desaparezcan”, han concluido.