Quantcast
viernes, 1 julio 2022 0:52

El Templo de Debob: un valioso y descuidado monumento regalado por los egipcios

El Templo de Debod es el monumento más Antiguo de España construido por la mano del hombre. Ubicado en un mirador al oeste de la Plaza de España, el templo llegó a Madrid en 1968 gracias a un regalo del Gobierno egipcio en compensación por la ayuda española para salvar los templos de Nubia. Desde entonces, esta construcción es testigo de los amaneceres y los atardeceres madrileños aunque su deterioro tras décadas en el mismo lugar al aire libre es latente. El Templo de Debod ha sufrido vandalismo y ha soportado condiciones climatológicas adversas que han dañado el monumento ante la pasividad de las instituciones por protegerlo. Sin embargo, esta inanición podría llegar a su fin puesto que el Ayuntamiento de Madrid se está planteando cubrir el monumento con el objetivo de preservarlo en mejores condiciones.

Construido por los egipcios, el Templo de Debod es una joya del Madrid monumental. Tras más de medio siglo en la capital esta construcción ha sufrido el deterioro del paso de los años. Es por ello que la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid está elaborando un informe sobre el estado del monumento que publicará antes de que termine el 2022. En este documento se podrán contemplar nuevas medidas de protección entre las que se encuentra la propuesta del Ayuntamiento de Madrid de cubrir el templo con algún tipo de estructura acristalada.

Y es que el monumento milenario ha sufrido numerosas pintadas y vandalismo a lo largo de los años. Su exposición completamente al aire libre y sus piedras que carecen de cualquier tipo de protección ha favorecido la proliferación de estos actos vandálicos que han dañado la estructura. Con el objetivo de mitigar estos sucesos, el Ayuntamiento de Madrid ha tenido que intensificar la vigilancia de la zona en numerosas ocasiones.

Sin embargo, el vandalismo no es el único peligro al que está sometido el Templo de Debod. La contaminación también ha hecho mella en la joya egipcia. Situado en pleno Centro, este distrito madrileño acapara los mayores volúmenes de polución de la capital. Además, las condiciones climatológicas de Madrid no son las mejores para preservar esta construcción milenaria. El Templo de Debob sufrió las consecuencias de la borrasca Filomena, la gran nevada de siglo que desbastó el arbolado presente en la Comunidad de Madrid.

Pero no sólo el exterior del edificio ha sufrido daños. También el interior de la construcción ha tenido problemas en la climatización que llevaron incluso a suspender las visitas al monumento durante algunos veranos. Desde hace años, el monumento arrastra una avería que lleva al monumento a soportar temperaturas que se exceden de los 30 grados en el interior de la misma.

el interior de la construcción ha tenido problemas en la climatización

Cabe destacar que el Templo de Debod es el único de los cuatro templos regalados por Egipto que permanece al aire libre. Los homónimos templos de Dendur, Ellesiya y Taffa se pueden encontrar dentro de museos dedicados al arte egipcio repartidos por el mundo. El templo de Ellesiya es considerado una de las estrellas del Museo Egipcio de Turín y también fue regalado por Egipto en 1965. En el caso de Dendur, los relieves de Isis, Osiris y Horus se pueden ver en el MET de la ciudad de Nueva York. La República Árabe de Egipto donó esta importante joya al gobierno de Estados Unidos. Asimismo, el gobierno egipcio regaló a los holandeses el templo de Taffa como agradecimiento tras el trabajo del holandés Adolf Klanses, egiptólogo, en sus continuas labores de salvamento del patrimonio de este país. Actualmente, este templo se puede admirar en el Museo Nacional de Antigüedades de Leiden. Estos tres templos permanecen custodiados en museos cerrados y han sido rehabilitados en numerosas ocasiones. Gracias a ello, permanecen en buenas condiciones de conservación, al contrario que Debod que yace desde hace más de cinco décadas a la intemperie sufriendo el frío, el vandalismo y la contaminación.