Quantcast
viernes, 9 diciembre 2022 3:21

El Palacio de Laredo, la joya arquitectónica de Alcalá de Henares

Ubicado en la ciudad de Cervantes, encontramos un desconocido palacio neomudéjar de finales del siglo XIX. Un capricho artístico y arquitectónico que acoge un mundo mágico de puertas falsas, espejos y salas llenas de belleza. En la actualidad, el edificio pertenece al Ayuntamiento de Alcalá de Henares aunque es la Universidad de Alcalá la encargada de gestionarlo.

Situado en el Paseo de la Estación del municipio madrileño, ésta impresionante construcción de ladrillo llama la atención de todos los curiosos que alzan su mirada hacia la torre de reloj que corona el edificio. Manuel José Laredo y Ordoño, pintor, restaurador, arquitecto, decorador y alcalde de Alcalá fue el encargado de construir este capricho complutense como vivienda particular en el año 1880.

Tras cuatro años de obras se levantó un palacio que destaca por su variopinta decoración y sus juegos de volúmenes. En la actualidad, está abierto al público como Museo Cisneriano acogiendo en su interior un centro de documentación y una biblioteca especializada en la historia de la Universidad de Alcalá de Henares, destacando ediciones originales de la Biblia Políglota Complutense.

Se trata de la obra más característica y peculiar de Manuel José de Laredo. El artista, vasco de nacimiento y descendiente de un importante linaje aragonés, era un gran apasionado de la historia y la restauración, llegando a comprar unos terrenos en la ciudad madrileña donde se construiría el actual Palacio de Laredo.

UN UNIVERSO REPLETO DE ESTILOS ARQUITECTÓNICOS

Creó un edificio en el que se encuentran elementos neorrenacentistas, neoclásicos, neogóticos y modernistas entremezclando materiales de distintas provincias y dando rienda suelta a su imaginación. Por ello, en su interior podemos acceder a un universo nunca visto en el que cada sala conserva su propia esencia y personalidad.

Un año antes de morir el autor, Manuel Laredo tuvo que vender su propiedad a causas de las deudas por su afición al juego. La familia que lo compró lo donó al Ayuntamiento para que se investigase sobre toda la cultura histórica de Alcalá de Henares. Puertas falsas, decoraciones de cerámica, azulejos mudéjares, puertas renacentistas y un sinfín de elementos se combinan a la perfección impresionando a todo aquel que visita el imponente palacio.

En torno al edificio se conserva uno de los pocos jardines románticos que perduran en la ciudad y en su fachada principal hay un elegante templete sobre el que se levantan arcos de yeserías. El palacete de Laredo es el mejor ejemplo de la arquitectura historicista complutense del siglo XIX.

“EN TORNO AL EDIFICIO SE CONSERVA UNO DE LOS POCOS JARDINES ROMÁNTICOS QUE PERDURAN EN LA CIUDAD Y EN SU FACHADA PRINCIPAL HAY UN ELEGANTE TEMPLETE SOBRE EL QUE SE LEVANTAN ARCOS DE YESERÍA”

En su interior se encuentran salas inspiradas en la propia Alhambra de Granada, con techos que recuerdan a la decoración del complejo monumental andalusí de Andalucía. Su estancia destacada es el Salón de Reyes, que fue la última sala en decorarse. En ella se puede ver una representación de los monarcas de Castilla desde Alfonso XI hasta el emperador Carlos V. 

Para poder acceder a su interior se debe acudir al Paseo de la Estación número 10 en horario de de lunes a viernes laborables: 12:00 y 17:00; los sábados de 11:30, 12:30, 13:30, 16:30, 17:30, 18:30 horas; y los días festivos de 11:30, 12:30, 13:30 horas. El precio de la entrada es de 2,5 euros permitiéndose acceder a la mayor parte de las salas del palacio. Una visita que sin duda alguna merece la pena y que no deja indiferente a nadie a lo largo de su genuino recorrido.