Quantcast
sábado, 2 julio 2022 22:14

Cae de nuevo el “clan de los Gordos” de la Cañada, que ahora vendía droga en narcopisos de Vallecas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres integrantes de un conocido ‘clan de los Gordos’, dedicado al tráfico de drogas tras desmantelar un punto activo de venta de sustancias estupefacientes en el distrito madrileño de Puente de Vallecas.

Las transacciones se realizaban desde la ventana de un domicilio, a cualquier hora del día, generando una importante alarma social en el vecindario, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

La investigación se inició a mediados del pasado mes de febrero de 2021 tras la localización de un punto de venta de sustancias estupefacientes situado en un domicilio particular.

Los policías desarrollaron diversos dispositivos de vigilancia en torno a este inmueble hasta constatar que un conocido clan familiar era el responsable de estas actividades ilícitas, regentándolo con cierta organización y jerarquía.

A CUALQUIER HORA DEL DÍA

El ‘modus operandi’ de dicho clan consistía en la venta directa al comprador a través de una de las ventanas del domicilio investigado de la calle Río Chico de Madrid situado en una planta baja.

Estas transacciones se realizaban a cualquier hora del día, realizándose algunas de ellas incluso en presencia de menores, hecho que generaba una importante alarma social en el vecindario puesto que en numerosas ocasiones los compradores llegaban a consumir la sustancia en las inmediaciones de este punto de venta.

El inmueble contaba con grandes medidas de seguridad como rejas en las ventanas y dobles puertas reforzadas para dificultar posibles intervenciones policiales. Además, los agentes que los vendedores salían incluso a la calle, en actitud vigilante, para alertar de la presencia de algún vehículo policial en las inmediaciones.

La investigación culminó con la entrada y registro en el citado domicilio donde se localizó a los tres presuntos responsables de esta actividad ilícita. Se trata de un hombre de 28 años con seis detenciones previas, una mujer de 30 con 18 detenciones, un hombre de 45 años con 18 arrestos previos, el único que ha ingresado en prisión. Este individuo es además hermano de Adela, la líder del clan y que no ha sido detenida en esta ocasión.

Asimismo, incautaron gran cantidad de sustancia estupefaciente (cocaína, hachís y marihuana), 15.000 euros en efectivo y útiles para pesaje, corte, envasado y distribución de la droga.

Con esta operación se desactiva un importante punto de tráfico de drogas en el distrito de Vallecas y se acaba con la actividad de una familia que hacía de la venta de sustancias estupefacientes su modus vivendi, ha destacado la Policía.

Los tres detenidos han pasado a disposición judicial como presuntos responsables de un delito contra la salud pública, ingresando en prisión uno de ellos.

ESENCIAL COLABORACIÓN CIUDADANA

La colaboración ciudadana y de entidades del distrito de Puente de Vallecas contribuyeron en la investigación de este punto de venta.

Aportar información es esencial para la Policía Nacional y para canalizarla ofrece un correo electrónico, [email protected], donde remitir denuncias relacionadas con el tráfico de drogas, garantizando el anonimato y la máxima confidencialidad para los informantes.

Esta herramienta permite, entre otros fines, descubrir puntos negros de venta de drogas, iniciar investigaciones sobre narcotraficantes, aprehender plantaciones de marihuana o localizar locales de ocio donde se distribuyan estas sustancias.

LA HISTORIA DEL CLAN

El clan de los Gordos se ha dedicado desde hace varias décadas al tráfico de drogas en el poblado de Valdemingómez, en la Cañada Real Galiana. Los patriarcas son Juan José Hernández Ramírez y su esposa, Adela Motos García, condenados a 12 años de cárcel por delitos contra la salud pública en condición de jefes de la organización y tenencia ilícita de armas.

Durante el juicio ese año, alegaron que les había tocado la lotería en 2003 para justificar los 35.000 euros que se hallaron en su casa situada en el Pozo del Tío Raimundo, así como las joyas de oro valoradas en 12.000 euros.

Los patriarcas y sus ayudantes fueron detenidos en el marco de una operación iniciada en octubre de 2011 por parte del Grupo XIV de la UDYCO de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Madrid, que efectuó seguimientos y vigilancias a uno de los procesados, conocido por el sobrenombre de ‘Piecitos’, quien contactaba diariamente con otro de los procesados en el poblado de Valdemingómez.

Ambos se encargaban desde hacía tiempo de supervisar y controlar el ilegal tráfico de sustancias estupefacientes que se realizaba de forma diaria, en la modalidad del menudeo, en varios emplazamientos o parcelas propiedad del llamado clan de ‘Los Gordos’, al frente del cual estaban los otros dos procesados en la causa, que son matrimonio.

Uno de los procesados desempeñaba funciones de vigilancia y seguridad desde el exterior de las parcelas a bordo de un vehículo Rover, mientras que el otro lo hacía desde el interior de las parcelas, como hombre de máxima confianza del matrimonio.

El citado matrimonio, líderes de la organización, acudía diariamente para supervisar personalmente el funcionamiento del operativo y, en ocasiones, para aprovisionar de sustancias estupefacientes. Ambos controlaban íntegramente la organización, la gestión y el reparto del dinero entre los miembros del grupo, familiares directos o terceros.