Quantcast
lunes, 4 julio 2022 23:04

La colonia del Pico del Pañuelo: un asentamiento en el que vivían los obreros de Madrid

Dar comodidad a los obreros de las empresas cercanas en el popular barrio de trabajadores, así comenzó la historia de la colonia del Pico del Pañuelo. Ubicada en el distrito de Arganzuela, en el sur de Madrid, el asentamiento ocupa un solar triangular formado casas iguales edificadas durante la dictadura de Primo de Rivera.

según establecía el Plan Castro, se urbanizó un área de 450.000 metros cuadrados de la mano del arquitecto Fernando de Escondrillas. Dicho constructor fue capaz de plantear el proyecto de una colonia grande y barata en la que pudiesen vivir las familias de los obreros madrileños en en las 1.600 viviendas. Un total de 74 casas repartidas en edificios con planta baja, tres alturas y un ático.

La denominación del Pico del Pañuelo es anterior a la construcción de la colonia, puesto que Pío Baroja ya mencionaba en sus relatos la ubicación madrileña de la esquina del Pico del Pañuelo. Escondrillas tenía experiencia en la elaboración y planteamiento de colonias de este estilo, ya que había edificado anteriormente las colonias del Retiro y Primo de Rivera.

Se trataban de los primeros asentamientos de Madrid construidos con vigas de hormigón armado, un material que les permitió resistir incluso estando en el frente de guerra. En sus comienzos, la colonia era un lugar en el que apenas llegaba la gentrificación, planteando un cambio en las viviendas y colonias que se conocían hasta entonces en la capital.

Las casas se agrupan en cinco módulos siendo su constructora principal la Sociedad Constructora y Beneficiaria de Casas Baratas. El color amarillo pálido predomina en todas las fachadas que encajan como si de un Tetris se tratase. Además, cabe destacar la relación con el Matadero, que se encuentra justo enfrente de la colonia, puesto que estas fueron diseñadas para que los trabajadores tuviesen un lugar donde vivir cerca de su puesto de trabajo.

¿DE DÓNDE PROVIENE SU NOMBRE?

Cada casa de la colonia guarda su propia esencia, ya que aunque desde fuera puedan parecer las mismas el tamaño varía entre unas y otras. El porqué del nombre del poblado hace referencia a un mito de Benidorm en el que se cuenta que un arquitecto demostró gracias a una cajetilla de tabaco que construir hacia arriba salía mucho más rentable. Desde ese momento, alcaldes y gente de poder de los ayuntamientos decidieron que lo más óptimo para ahorrar dinero y ganar espacio sería levantar edificios altos en lo que cupiese el mayor número de personas posibles.

Si vemos la imagen de la colonia desde arriba podemos observar como se asemeja a la figura de un pañuelo doblado. Tan solo el paseo de las Delicias separa este “barato” lugar de los edificios más caros de Arganzuela, en el barrio de Legazpi. Sin embargo, a pesar de que la colonia del barrio se intenta vender en la actualidad como un espacio histórico del centro de Madrid, en los años 80 fue un lugar en donde abundaba la “mala vida”.

“SI VEMOS LA IMAGEN DE LA COLONIA DESDE ARRIBA PODEMOS OBSERVAR COMO SE ASEMEJA A LA FIGURA DE UN PAÑUELO DOBLADO”

Vallado y cerrado con llave permanece el único parque infantil del Pico del Pañuelo, propiedad del Ayuntamiento, a pesar de que hace cinco años la Junta de Arganzuela –órgano municipal y soberano del distrito, al lado del Matadero y frente a la colonia– se comprometió a devolverlo al público. 

Hoy en día bajo los apartamentos del Pico del Pañuelo encontramos locales que alojan sucursales de telefonías móviles, restaurantes e incluso joyerías. El barrio que enmarca la colonia del Pico del Pañuelo forma parte de la lista de lugares vulnerables del Ayuntamiento de Madrid, por lo que recibe unos fondos especiales destinados a fomentar el comercio del asentamiento. Una colonia donde la diversidad de gente y su encanto original se preserva en pleno siglo XXI, a pesar de que pase desapercibida entre el bullicio de la capital.