Quantcast
viernes, 27 mayo 2022 16:38

Así es el «hermano menor» del Palacio Real que alberga la mayor colección de arte privada del país

Situado en la calle Princesa, el Palacio de Liria es un edificio del siglo XVIII que forma parte del conjunto de edificios históricos de Madrid. Se trata de uno de los palacios más importantes de España y único en la ciudad, aunque es conocido popularmente como «el hermano menor» del Palacio Real.

Se trata de una de las residencias privadas más importantes de la capital, siendo construido entre el año 1767 y 1785, por orden del III duque de Berwick y de Liria, don Jacobo Fitz-James Stuart y Colón. El famoso arquitecto Ventura Rodríguez fue el encargado de crear el emblemático edificio de estilo neoclásico y planta rectangular.

En su interior se encuentra parte de la historia de España a través de sus numerosas esculturas, tapices y cuadros que se conservan en sus salones. La colección histórico-artística fue incorporándose gracias a la labor de mecenazgo y coleccionismo de los duques de Berwick y Alba durante más de quinientos años, por ende durante su recorrido se puede conocer como era la vida en los siglos pasados.

Sus propietarios buscaban tener elementos decorativos únicos y especiales, por lo que con el paso del tiempo acabaron teniendo una rica colección de obras artísticas de autores como Goya, Velázquez, Murillo, Zurbarán, Greco, Ribera, Rubens, Tiziano, Palma el Viejo, Brueghel de Velours, Madrazo y Winterhalter.

Considerado el edificio particular más grande de Madrid, cuenta con 200 habitaciones y unos impresionantes jardines que convierten el palacio en la envidia de la capital. Su ubicación, cerca del Real Alcázar, proporcionaba a los duques de Liria una posición privilegiada en la ciudad.

Su diseño dista del que tiene el Palacio Real, a pesar de la comparación que se establece entre ambos, puesto que el Palacio de Liria muestra un estilo parisino. El contraste de formas y materiales otorga al edificio la sensación de novedad, aunque conserva toques tradicionales como su simetría rigurosa y sus columnas.

Durante sus cientos de años de historia, el Palacio de Liria ha vivido importantes momentos sucedidos en España como la Guerra Civil de 1936. El edificio sufrió varios incendios que destruyeron todo su interior, salvándose únicamente sus cuatro fachadas.

A pesar de que en un primer momento se pudo pensar que se habría perdido todo el arte que se encontraba en su interior, gran parte de la colección fue salvada y protegida en diferentes lugares de Madrid, como la Embajada británica, el Museo del Prado y el Banco de España, entre otros.

LA RESIDENCIA DEL DUQUE DE ALBA

El XVII duque de Alba, don Jacobo Fitz-James Stuart se encargó de llevar a cabo la reconstrucción del edificio y contrató para ello al arquitecto Manuel Cabanyes, quien decidió modificar la escalera principal, la capilla y el zaguán (similar a un vestíbulo en la actualidad).

El titulo de Alba y el Liria se unieron en el año 1802, pues María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, conocida como la duquesa Cayetana y como la musa de Goya, murió sin hijos pasando todo su patrimonio a su sobrino Carlos Miguel del linaje Berwick y de Liria.

En la actualidad es la residencia del XIX duque de Alba don Carlos Fitz-James Stuart albergando una de las mayores colecciones privadas de todo el país. Además, sirve de sede de la Fundación Casa de Alba, la cual se dedica a difundir la colección Casa de Alba junto con sus palacios con el fin de que el público pueda apreciar su legado.

La Fundación fue creada tras varios años de trabajo en 1973 por sus padres, los XVIII Duques de Alba, D. Luis y Dña. Cayetana, quienes iniciaron con este paso la labor de conservación y difusión de las colecciones histórico-artísticas. Una de las estancias más especiales de toda la casa es sin duda alguna su biblioteca. En ella, la familia conserva autógrafos del propio Colón e incluso el último testamento de Fernando el Católico de su puño y letra.

Las visitas del público al Palacio de Liria se realizan en grupos de un máximo de 10 personas y duran unos 65 minutos pudiendo comprarse las entradas a través de su página web por un precio de 15€ cada una. Durante el recorrido guiado se muestran doce habitaciones del edificio y la biblioteca, prometiendo ser una experiencia única e inolvidable.