Quantcast
lunes, 8 agosto 2022 12:34

El Bosque Finlandés, un refugio escandinavo oculto entre las montañas de la sierra madrileña

La Comunidad de Madrid oculta numerosos parajes naturales en su sierra. Uno de ellos es el conocido como Bosque Finlandés, ubicado a las afueras del municipio de Rascafría. Se trata de un lugar silencioso y tranquilo que rememora un espacio propio de los países nórdicos.

El municipio madrileño de Rascafría, situado en la Sierra de Guadarrama, es conocido por sus múltiples paisajes naturales y rutas de senderismo. Cada fin de semana atrae a miles de turistas que acuden atraídos por sus entornos naturales y su patrimonio histórico-artístico, en el que destaca la Plaza de los Trastámaras, cuyo nombre se debe a la dinastía de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando.

A pesar de que su nombre original es el de bosque El Potario, su gran parecido a un bosque de Finlandia da lugar a que sea comúnmente conocido como Bosque Finlandés. En él, podemos encontrar un espeso bosque que proporciona al entorno un aspecto de cuento.

Junto al monte formado por abedules, chopos, tejos y acebos, una vegetación muy propia del centro y norte de Europa, podemos ver una cabaña de madera que antiguamente se usaba de sauna; un lago y un pequeño embarcadero terminan de rematar el magnífico paisaje al norte de la sierra madrileña.

El punto de partida para encontrar este mágico bosque es el Monasterio de Santa María de El Paular, nombrado como primera Cartuja de Castilla, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV. Por aquel entonces, los monjes de la abadía aprovechaban las aguas del bosque procedentes del Lozoya para pescar y abastecerse de agua.

PUENTE DEL PERDÓN

Una vez dejado atrás el monasterio comenzaremos a atravesar el Lozoya a través del Puente del Perdón, un puente del siglo XVIII que sustituyó al medieval del siglo XIII que previamente existía. Este sendero que finalmente nos llevará al Bosque Finlandés es conocido como Camino del Papel, ya que por ahí se desplazaban los monjes hasta el Molino del Papel que actualmente está en ruinas.

Una pequeña cabaña de madera con ventanas rojas nos indicará que nos encontramos en el conocido Bosque Finlandés. Se trata de una casa hecha con madera que en su momento realizó la función de sauna, lo cual es muy propio encontrarlo en Finlandia, y actualmente sirve de decoración del paisaje.

Frente a la cabaña podremos observar un embarcadero también de madera a orillas del Lozoya. El lago puede bordearse, ya que el Bosque Finlandés tiene forma circular, pudiendo observarle desde todas las perspectivas posibles. Además, según la estación del año el paisaje del bosque cambiará pudiendo verlo incluso nevado en estas fechas del año.

Recorrer el Bosque Finlandés no requiere apenas esfuerzo, por lo que junto a este fantástico paraje natural tenemos la posibilidad de llegar hasta la Cascada del Purgatorio. Una ruta con cierta dificultad pero que merece completamente la pena, ya que la cascada es un lugar tranquilo y silencioso donde respirar el aire puro de la Sierra de Guadarrama. El arroyo Aguilón es uno de los afluentes del Lozoya con una caída de unos 10 metros, al que únicamente se puede acceder a pie o en bicicleta.

La sierra madrileña puede presumir de tener un bosque que se asemeja en gran medida a los espacios naturales nórdicos, sobre todo en invierno cuando sus aguas se congelan y el frío inunda el ambiente. La tranquilidad y la calma que proporciona el emblemático entorno nos trasladará a Finlandia sin tener que movernos de la Comunidad de Madrid, siendo un plan único e inigualable.