Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 16:05

El oscuro pasado del Ministerio de Asuntos Exteriores, una cárcel convertida en palacio

El Palacio de Santa Cruz es la actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España. El edificio, construido en el siglo XVII, se encuentra entre la calle Concepción Jerónima, la plaza de la Provincia y la calle de Santo Tomás, en el epicentro del barrio de los Austrias. El Palacio se construyó para ser Sede de Alcaldes y una Cárcel de Corte.

El rey Felipe IV fue el encargado de ordenar la construcción del edificio principal entre los años 1629 y 1636. Proyectado por el arquitecto Juan Gómez de Mora, el edificio cuenta con una planta rectangular con torres en las esquinas y dos patios simétricos en el interior. Su denominación se debe a la cercanía con la parroquia de Santa Cruz, donde hoy está la plaza del mismo nombre.

Entre los presos más famosos que pasaron por sus celdas están el dramaturgo Lope de Vega, el político Pascual Madoz, el poeta Espronceda, el general Riego y el famoso bandolero español Luis Candelas. En 1767, reinando Carlos III en España, se adquieren los terrenos de la calle Concepción Jerónima y la cárcel se traslada al convento del Salvador. En 1791 se incendia la Real Cárcel de Corte y el arquitecto Juan de Villanueva es el encargado de reconstruir el edificio siguiendo el modelo de Juan Gómez de Mora.

Los presos son trasladados a la cárcel al finalizar la reconversión del convento del Salvador. En 1793, acabadas las obras de reconstrucción, el Palacio de Santa Cruz se convierte en Palacio de la Audiencia. En 1848 el Ayuntamiento de Madrid subasta el edificio en ruinas y lo adquiere Antonio Fernández Casariego. Lo convierte en una casa de pisos y casi un siglo después se le expropia para volver a formar parte del Palacio de Santa Cruz.

LOPE DE VEGA, PASCUAL MADOZ ESPRONCEDA, RIEGO Y LUIS CANDELAS FUERON PRESOS EN EL ACTUAL MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES

En 1885 pasa a ser el Ministerio de Ultramar y en 1900, tras la independencia de Cuba dos años antes, se transforma en sede del Ministerio de Estado. Su actual estructura obedece a la última reforma realizada en 1930 por los arquitectos Pedro y José María Muguruza. Los hermanos incorporan al edificio original la ampliación de un solar contiguo. Además, en 1938 pasa a denominarse Ministerio de Asuntos Exteriores.

Los desperfectos sufridos durante la Guerra Civil Española requieren una nueva restauración del palacio. En 1950, siendo Ministro de Asuntos Exteriores Alberto Martín Artajo, se inauguran nuevas dependencias con características similares a las que existen en la actualidad. Y una curiosidad relacionada con este palacio es la castiza expresión «dormir bajo el ángel»

Y es que en la parte superior del edificio hay una estatua de piedra blanca con el arcángel San Miguel. Es precisamente esta figura la que da origen a la expresión que entre los madrileños se utilizaba para referirse a alguien que iba a pasar la noche en el calabozo. Desde 1996 es considerado Bien de Interés Cultural y aunque su visita interior no esta permitida, se recomienda no dejar de ver su fachada exterior, considerada una de las construcciones palaciegas más importantes de Madrid.