Quantcast
miércoles, 1 diciembre 2021 16:44

Ayuso, sobre las acusaciones a su hermano: «Estoy pagando el precio de estar arriba en unas encuestas»

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha considerado que las acusaciones que se han vertido sobre su hermano, Tomás Ayuso, por parte del PSOE, son «el precio» que está pagando «por estar arriba en unas encuestas» y por estar «gobernando».

«Creo que se lo harían a cualquiera viendo, a la desesperada, cómo se está comportando la izquierda en Madrid, que ya perdió en las urnas, ya perdió en la calle, y ahora ha perdido el juicio», ha manifestado.

En el Pleno de la Asamblea de este jueves la diputada socialista Carmen López deslizó que el hermano de la presidenta se dedica «a ir a los hospitales a sugerir con qué empresas» deben contratar. Por su parte, Más Madrid ha pedido este viernes la comparecencia del hermano para que pueda «arrojar luz» sobre esta cuestión.

En declaraciones a los periodistas, en una entrega de premios en Colmenar Viejo, Ayuso ha puesto el foco en que el Pleno de ayer estaba «orquestado» y «promovido» por la oposición «de izquierda a derecha» con el fin de «sembrar sospechas sobre la gestión» de su Gobierno.

«A lo largo del Pleno el consejero de Hacienda (Javier Fernández-Lasquetty) dio explicaciones acerca de toda la información que se nos iba pidiendo, y viendo la situación a la desesperada lo que provoca la izquierda son esas escenas que no son propias de los parlamentos», ha subrayado. Para Ayuso, lo que hizo Carballedo es «cumplir con el reglamento y con un artículo muy claro que sobre todo defiende el decoro y la cortesía parlamentaria».

La dirigente madrileña ha defendido que la presidenta de la Asamblea «ha cumplido estrictamente el reglamento». Así, ha recalcado que es «la máxima autoridad de la Cámara» y quien decide «cómo se tiene que dirimir el debate».

Ayuso cree que lo único que puede hacer es «respetar» como diputada estas decisiones. Por otra parte, sí que ha manifestado su sorpresa por la posición de Vox, que también abandono el hemiciclo criticando la «doble vara de medir» de Carballedo.

Preguntada expresamente por la comparecencia de su hermano, la presidenta, quien ha aclarado que este «no tiene ninguna empresa», ha insistido en que este es el precio que hay que pagar «por estar al frente de la Comunidad, por tener una oposición que francamente está cada vez más alejada de los ciudadanos». «Esto me viene pasando desde que soy candidata», ha zanjado.