Quantcast
martes, 7 diciembre 2021 3:16

Scientology: la iglesia basada en el espíritu que tiene su casa en el barrio de las Letras

Desde septiembre de 2004 yace en el pleno corazón del barrio de las Letras la sede nacional de la Iglesia Scientology en España que fue inaugurada por 6.000 personas. Este edificio representa a una iglesia cuya fe se centra en encontrar el conocimiento y la libertad espiritual. Creada por L. Ronald Hubbard, esta iglesia trata de dar servicio a los scientologists en su ascenso espiritual de conciencia y libertad hacia estados más elevados diseñados para servir como hogar para la totalidad de la comunidad. Asimismo, Scientology, conocida en España como Cienciología, invita a ser un espacio de reunión para el esfuerzo cooperativo para animar e inspirar a las personas de todas las creencias.

El sueño de la Iglesia Scientology es lograr un futuro sin droga, sin crimen y floreciente para todos. Para paliar las adicciones a sustancias estupefacientes, la Iglesia creada por Hubbard propone los centros de rehabilitación Narconon repartidos por los seis continentes. Para los seguidores de esta religión, el cuerpo humano tiene hasta 116 toxinas químicas dentro del cuerpo tales como los pesticidad, la nicotina o los químicos que deben ser eliminados del cuerpo del adulto para alcanzar el bienestar. Asimismo, la Iglesia Scientology trata de contribuir al futuro floreciente de los humanos atendiendo la salud mental de los mismos y alegan que han salvado más de 4,5 millones de vidas del abuso de la salud mental.

El sueño de la Iglesia Scientology es lograr un futuro sin droga, sin crimen y floreciente para todos.

La Iglesia Scientology divide al hombre en tres partes; la primera es el espíritu identificado por la etimología griega de Thetán; la segunda es la mente usada para resolver los problemas relativos a la supervivencia; y la tercera parte es el cuerpo material. Asimismo, los scientologists dividen la mente en una parte analítica, formada por los recuerdos, y una mente reactiva en la que yacen las memorias dolorosas.

L. Ronald Hubbard estableció 21 principios para alcanzar la felicidad que deben seguir los seguidores de esta ciencia religiosa. Entre ellos, se encuentra el cuidar de tí mismo, el ser moderado, el no ser promiscuo, el ayudar a los niños o el ser laborioso, entre otros principios a seguir.

Asimismo, la Iglesia Scientology aporta servicios a los fieles como una Comisión Ciudadana de Derechos Humanos o Applied Scholastics, un nuevo modelo de educación para los niños que trata de elevar el nivel cultural de la enseñanza. A su vez, Scientology también aporta asesoramiento para empresas y la posibilidad de pertenecer al cuerpo de ministros voluntarios que identifican como la mayor fuerza de rescate independiente en la tierra.

EL CREADOR

Esta Iglesia, que se encuentra en el barrio de las Letras donde vivían los personajes más ilustres de la literatura española, fue creada por L. Ronald Hubbard. Seducido por la espiritualidad, el estadounidense fundó la Dianética y Scientology para llevar al ser humano a alturas espirituales nunca antes imaginadas por medio de la sabiduría.

L. Ronald Hubbard escribió más de 5.000 artículos y 3.000 conferencias grabadas dedicadas al estudio mental del espíritu. Para los scientologists, en estos materiales se encuentran las respuestas a los misterios más inescrutables de la vida así como nuevas tecnologías para criar a los niños, reparar familias, educar, organizar y proporcionar alivio en tiempos de enfermedad o sufrimiento.

Todo este conocimiento fue aglutinado en la Iglesia Scientology que fue creada para hacer llegar estas tecnologías a todo el mundo. Así es como llegó a Madrid al barrio donde vivieron los escritores más intelectuales e importantes de la historia de nuestra literatura. La sede nacional de Scientology en España se encuentra en frente del Congreso de los Diputados, en la calle Santa Catalina número 7, en un imponente edificio que alcanza un valor de mercado superior a los cinco millones de euros. Con todo ello, España se ha convertido en uno de los pocos países europeos que ha reconocido la Cienciología como religión.