Quantcast
sábado, 1 octubre 2022 23:02

Palacio del Canto del Pico: la casa maldita de Francisco Franco en Torrelodones

A 1011 metros de altitud, el la localidad madrileña de Torrelodones, desde dónde se pueden divisar hasta 37 localidades de la provincia, se sitúa el Palacio del Canto del Pico. Conocido así, pues su edificación se localiza junto a un canto granítico en forma de pico de ave. A su alrededor encontramos numerosos ejemplares de encinas, enebros, pinos, zarzas, jaras y tomillos, que lo convierte en uno de los parajes naturales más bellos de del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Este palacio fue construido en 1920, bajo la dirección el ingeniero Antonio Ramos, con objeto de albergar la colección de arte de José María del Palacio y Abarzuza, tercer conde de Las Almenas y primer marqués del Llano de San Javier. Constituye un edificio singular por haber incorporado una enorme cantidad de elementos arquitectónicos, escultóricos y decorativos de gran valor artístico y arqueológico, pero con estilos y procedencias muy dispares.

Entre los elementos de la construcción, cabe destacar las columnas góticas del castillo de Curiel, imágenes, vidrieras y sillerías de la colegiata de Logroño o el claustro gótico del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna (Valencia). Éste último, tras largas negociaciones entre el Ayuntamiento de Torrelodones, la Generalitat Valenciana y los propietarios del Palacio, fue devuelto a su lugar de origen en el año 2007.

Además de la casa principal existen otras edificaciones, como la Casa del Guarda, Peña Bermeja, unas caballerizas y un edifico utilizado para la explotación de colmenas. En las zonas de recreo quedan algunos restos de fuentes-estanques decoradas con esculturas, escalinatas que llevan a miradores, así como terrazas con columnas.

EDIFICIO MALDITO

Por sus estancias discurrió parte importante de la vida política del siglo XX de España. En sus escaleras falleció en 1925 Antonio Maura, cuando ya alejado de la política, pasaba en él unos días de descanso.

EN DICIEMBRE DE 1925, ANTONIO MAURA, FALLECIO EN ESTE PALACIO CUANDO, YA ALEJADO DE LA POLÍTICA, PASABA EN ÉL UNOS DÍAS DE DESCANSO

La Academia de la Historia, en una sesión presidida por el Duque de Alba, declaró Monumento Histórico Artístico la casa del “Canto del Pico” en febrero de 1930.

Entre 1936 y 1939, en plena Guerra Civil, el palacio fue sede del Estado Mayor del Ejército Republicano, así como otros servicios se establecieron en otras fincas de Torrelodones. Pero especialmente el pueblo se llenó de militares durante la Batalla de Brunete, una de las más cruentas de la guerra, y fue planeada y dirigida desde el palacio por Prieto y el General Miaja en julio de 1937.

El Conde de las Almenas también falleció en este palacio en 1940. Legó el edifico a Francisco Franco, quien lo utilizó durante 35 años como finca de recreo, dónde pasaba largas temporadas con su familia. Cuando este falleció en 1975, el Palacio Canto del Pico pasó a manos de su hija, Carmen Franco Polo.

COMPLETAMENTE ABANDONADO

A partir de este momento, y ya sin mantenimiento ni vigilancia, el edificio sufrió multitud de robos, expolios y destrozos de sus elementos escultóricos, arquitectónicos y todas aquellas obras que albergaba. El 24 de julio de 1998, un incendio estuvo a punto de destruirlo, aunque finalmente solo afectó a la techumbre.

Posteriormente, fue comprado por particulares, y se intentó sin éxito convertirlo en hotel. En la actualidad, el palacio, declarado Bien de Interés Cultural, se encuentra en estado de abandono, ha sufrido numerosos actos vandálicos y su aspecto es muy deteriorado.