Quantcast
miércoles, 28 septiembre 2022 8:57

Los quioscos madrileños podrán ampliar su oferta publicitaria y reforzar su protección

La Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid ha aprobado este jueves la nueva ordenanza de Quioscos de Prensa, que amplía, entre otras medidas, la posibilidad de estos establecimientos de aumentar sus ingresos provenientes de la publicidad, y colocar toldos y cortavientos.

Así lo ha dado a conocer la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, quien ha precisado que se les autoriza a incrementar la superficie que pueden destinar a soporte publicitario y les permite publicitar cualquier producto que comercialicen. Esta nueva medida está dirigida al medio millar de quioscos de la capital, de los cuales alrededor de 450 están abiertos.

La nueva ordenanza, que aún debe ser aprobada en el pleno municipal, ha sido impulsada por el área de Economía, Innovación y Empleo, al frente de la cual está Miguel Ángel Redondo (Cs), para cuyo desarrollo ha mantenido diversas conversaciones con la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa de Madrid.

La medida pone el foco, entre otros aspectos, en la mejora de las condiciones actuales de los quioscos y para ello autoriza la colocación de toldos y cortavientos en determinadas condiciones, algo hasta ahora prohibido. También contempla la posibilidad de que los titulares de quiosco puedan presentar la solicitud para otro establecimiento, con la única condición de que renuncien expresamente al que tienen antes de que se les adjudique el nuevo.

Con la normativa aprobada este jueves, el Consistorio mejorará las condiciones del ejercicio de la actividad comercial con medidas que afectan tanto a la propia instalación como a los requisitos para el acceso a la concesión administrativa del uso de la vía pública implícita, lo que propiciará la progresiva profesionalización del sector.

CRITERIO DE PROFESIONALIDAD

El Ayuntamiento de Madrid dará facilidades para la obtención de uno de estos quioscos mediante un nuevo criterio en la adjudicación. De este modo, se incluye por primera vez, aunque sea de manera limitada, el concepto de profesionalidad como uno de los criterios para la adjudicación de los quioscos.

También con la idea de mejorar la regulación del sector y beneficiar a aquellos que ejercen la actividad, la nueva ordenanza prohíbe expresamente que sirvan de espacio publicitario aquellos quioscos que permanezcan cerrados y no ejerzan su actividad como tal. Se ha eliminado el requisito de ingreso máximo del 200 % del salario mínimo fijado a la unidad familiar para acceder a la titularidad de la concesión.

Además, la ordenanza contempla que en la clasificada como zona 1 de la ciudad, no se pueda colocar un quiosco a menos de 250 metros de otro, salvo que se trate de una actividad distinta o de un puesto de otra clase, en cuyo caso la distancia mínima podrá ser de 100 metros. En la clasificada como zona 2, la distancia mínima será de 300 metros, salvo que sean de actividad distinta o puestos permanentes de otra clase, en cuyo caso la distancia mínima será de 100 metros.

En cuanto a los artículos en venta, los quioscos podrán ofrecer, además de periódicos, revistas y otras publicaciones, objetos complementarios como los títulos de transporte, las tarjetas de telefonía, pilas, baterías, soportes de grabación digital, tarjetas de memoria, entradas de actividades culturales y espectáculos, entre otros.