Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 18:14

Así son los escenarios que convierten a Madrid en la ciudad del cine

El sector audiovisual es uno de los sectores económicos que tienen mayor importancia en la Comunidad de Madrid. En cifras, la capital cuenta con 3.600 empresas que emplean a 26.000 personas llegando generar 870 millones al año.

A nivel nacional, la Comunidad de Madrid es la región que acoge un mayor número de rodajes audiovisuales, el 35% del total de películas y el 71% de series.

Esto deja una larga estela de películas en las que sus tramas transcurren en emblemáticos escenarios de la capital. Madrid jugó un papel muy importante en el desarrollo del western europeo, que surgió cuando este género cinematográfico parecía agotado en Hollywood.

LA SIERRA MADRILEÑA ESCENARIO WESTERN

Estas producciones alcanzaron fama mundial gracias a algunos directores italianos por los que el subgénero fue bautizado como “espagueti wéstern”. Durante las décadas de los 60 y 70, más de treinta pueblos madrileños se transformaron en escenarios cinematográficos.

La gran mayoría de estos pueblos los podemos encontrar en la zona norte de la comunidad de los que aprovecharon el parecido de sus paisajes naturales madrileños con los norteamericanos. Muchos de ellos se grabaron en Colmenar Viejo, Hoyo de Manzanares y La Pedriza.

El impulso definitivo en este género lo dio el director italiano Sergio Leone y su película «Por un puñado de dólares» (1964) con Hoyo de Manzanares como escenario, un entonces desconocido Clint Eastwood como protagonista y la banda sonora de Ennio Morricone. Leone también rodó en Madrid las otras dos entregas, «La muerte tenía un precio» en 1965 y un año después, «El Bueno, el Feo y el Malo».

PELÍCULAS

Recoger todas las veces que ha salido Madrid en el cine es algo inabarcable. Pero la ciudad ha sido retratada varias veces en la gran pantalla. Directores como Pedro Almodóvar, Álex de la Iglesia o Rodrigo Sorogoyen han rodado en la capital ofreciendo escenas emblemáticas, con La Plaza Mayor, la Gran Vía u otros barrios como testigos. Algunos de estos largometrajes son historia del cine español, han tenido una gran repercusión y han sido protagonizadas por actores de gran tallaje.

La Catedral de la Almudena, los jardines de Las Vistillas, el barrio de La Latina, El Retiro, El Rastro o la iglesia de San Francisco el Grande son algunos de los escenarios que eligió Jaime Chávarri en 1983 para adaptar la obra de teatro escrita por Fernando Fernán Gómez «Las Bicicletas son para el verano».

Agustín González y Gabino Diego junto a la Catedral de la Almudena en «Las bicicletas son para el verano»

La Plaza de las Comendadoras de Madrid fue el lugar que Julio Medem eligió para rodar los exteriores de «Lucía y el sexo» un drama cargado de sexo protagonizado por Paz Vega y Tristán Ulloa.

En la película «Las Trece Rosas» también se puede reconocer lugares característicos de la capital. La trágica historia de las jóvenes militantes de las Juventudes Socialistas fusiladas en la tapia del madrileño cementerio de La Almudena en 1939 fue llevada al cine en 2007 por un excelente reparto encabezado por Verónica Sánchez, Marta Etura y Pilar López de Ayala.

Alex de la Iglesia escogía la Puerta del Sol para el comienzo de «Las Brujas de Zugarramurdi», a pesar de que se desarrollaba en el País Vasco, el director escogía uno de los lugares más bulliciosos de la ciudad para comenzar su cinta.

Hugo Silva en las «Brujas de Zugarramurdi»

Las calles de Madrid también han presenciado escenas de acción como «El ultimatum de Bourne». La saga protagonizada por Matt Damon pasó por la capital en su tercera entrega. En ella puedes ver la Castellana, Bailén o hasta la estación de Atocha.

Escena de la película «El ultimatum de Bourde»

Esto es solo una pequeña muestra de los largometrajes que han escogido las oportunidades que tiene la Comunidad de Madrid como escenario para todas sus tramas. Una ciudad ideal para películas de cualquier género.