Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 18:18

Un «ataque» contra el cartel de los Balcanes permite desarticular la mayor red de cocaína europea

La Policía Nacional ha dado cuenta este lunes de una operación en colaboración con varios países que ha permitido lanzar un «ataque frontal» contra el cartel de los Balcanes, desarticulando «la mayor red de distribución de cocaína de Europa» gracias a las pesquisas internacionales tras la intervención en aguas del Atlántico de un velero cargado de esta sustancia ilícita.

La operación ‘Musala’ coordinada por la Audiencia Nacional tras una investigación de tres años ha permitido desarticular un complejo entramado al practicar 61 detenciones –13 de ellas en España– e intervenido 4.010 kilogramos de cocaína y más de 600.000 euros.

«El mensaje que me gustaría destacar que estas redes van a venir a España y les vamos a perseguir, no se van a asentar con comodidad, la colaboración internacional no es una opción, es una necesidad», ha explicado en rueda de prensa el comisario Antonio Martínez Duarte, jefe de la Brigada Central de Estupefacientes de la UDYCO.

PARTICIPACIÓN DE VARIOS PAÍSES

La operación ha sido desarrollada por la Policía Nacional de manera conjunta con las autoridades policiales de Alemania, Colombia, Croacia, Eslovenia y Serbia, contando también con participación de EUROPOL.

En España se han realizado intervenciones de forma simultánea en las provincias de Barcelona, Madrid, Málaga, Tarragona, Gerona y Valencia, dentro de una investigación coordinación por el Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional, que decretó el ingreso en prisión para todos los arrestados.

La organización desarticulada pretendía llevar a cabo una operación de tráfico de drogas desde Sudamérica hasta Europa. En este contexto, EUROPOL activó una operación exclusiva para el desmantelamiento de este grupo criminal, lo que permitió detectar la presencia de diversos miembros del cartel de los Balcanes en diferentes países.

Dicha organización criminal estaba compuesta principalmente por súbditos de países del este de Europa, originarios principalmente de Serbia, Croacia y Montenegro. La principal característica del grupo investigado era su «importante músculo económico y su falta de arraigo», que permitía a todos sus integrantes asentarse en distintos países del mundo, realizar viajes para mantener reuniones y encuentros y disfrutar de un nivel de vida al alcance de pocas personas.

BLANQUEO EN EL FÚTBOL COLOMBIANO

Se pudo comprobar, gracias a la labor desarrollada en Colombia por la DIPOL, cómo estaban relacionados con el mundo del fútbol. Por medio de la compraventa de ciertos jugadores, se seguía el rastro al blanqueo de los beneficios que obtenían del tráfico de drogas, según han expuesto los responsables policiales.

Las investigaciones policiales comenzaron en 2018, cuando se procedió a la detención de un velero en el que viajaban dos súbditos croatas y uno estadounidense. Aquella embarcación fue abordada por el GEO, el Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional, cuyos agentes intervinieron 1,4 toneladas de cocaína que en ese momento era transportada en su interior.

A finales del año 2019, uno de los miembros más importantes de la organización fue detectado nuevamente en España para llevar a cabo la preparación de una nueva empresa delictiva. Los esfuerzos se centraron sobre un montenegrino que representaba a una potente organización criminal asociada o a las principales organizaciones que operaban desde los países del este, concretamente al cartel de los Balcanes.

Este cartel constituía una verdadera amenaza para la seguridad de los países del este, según la Policía Nacional, siendo considerado por las autoridades europeas como una de las más importantes organizaciones criminales que operaban en Europa, caracterizada por integrar entre sus filas a miembros paramilitares y dedicarse a la ejecución de multitud de ilícitos, principalmente el tráfico de drogas, robo de domicilios y vehículos, blanqueo de capitales, extorsión y secuestros.

OPERACIONES MARÍTIMAS ABORTADAS

El implicado procedente de Montenegro estableció su base de operaciones temporalmente en Málaga, aunque con frecuencia viajaba a las provincias de Madrid y Barcelona, sin obviar que se desplazaba por Serbia, Hungría y Eslovenia, entre otros países.

La acción policial ha ido frenando cualquier intento de introducción de droga, incluyendo las actividades durante la pandemia de Covid-19. A mediados del año pasado, pretendieron realizar un trasvase de droga desde las costas colombianas a una embarcación. La acción de las autoridades americanas permitió la intervención de 1.350 kilogramos de cocaína.

A finales de 2020 emprendieron una nueva operación marítima. Esta vez transportarían una cantidad aproximada de 1.250 kilogramos de cocaína, que viajarían desde las costas de Brasil hasta España, concretamente Cataluña, donde pretendían introducir esa importante cantidad de droga. Las reuniones se celebraron en Dubai, entre otros lugares.

Además de las 61 detenciones y los 4.010 kilogramos de cocaína requisados, la operación policial ha dado como resultado la intervención de 2.569 kilogramos de marihuana, 173 kilogramos de hachís, 12.5 kilogramos de heroína, 30 litros de anfetamina, y más de 6 millones de euros en efectivo.

También se han decomisado nueve vehículos de alta gama, cinco motos, un arma de fuego y 300 cartuchos, un arma simulada, una placa emblema identificativa de servicio policial de Montenegro, diversas armas blancas, equipos de informática y telecomunicaciones, detector de cámaras, inhibidores de frecuencia y multitud de documentación relacionada con las empresas de la organización.

La explotación ha culminado, según la Policía, con la desarticulación de una de las ramas del Balkan Cartel más activas, atacando su aparato logístico y financiero, descabezando a sus líderes y mermando sus capacidades operativas futuras.