Quantcast
miércoles, 1 febrero 2023 15:47

‘Operación Cuadro Grande’: 40 años de la llegada del Guernica a Madrid

El 10 de septiembre de 1981 a las 8:57 llegaba al Aeropuerto de Barajas un vuelo procedente de Nueva York. No era uno cualquiera. En su bodega traía el gran tesoro de la pintura española: el Guernica de Picasso.

Por primera vez en mucho tiempo, en España existía la libertad suficiente como para poder contemplar una obra de tal calibre. Hoy recordamos todos los detalles de su traslado y las lágrimas de los madrileños al poder mirarlo a la cara por primera vez.

UN CUADRO QUE NACIÓ POR ENCARGO

Millones de personas llegan cada año a la capital esperando ver este preciado tesoro de la cultura española. El Guernica de Picasso puede presumir hoy de ser el cuadro más importante de la historia del arte contemporáneo español.

El Gobierno de la II República le encargaba a Pablo Picasso en 1937 un cuadro que inmortalizara los horrores de la Guerra Civil. En plena contienda, este sería expuesto en la importante exposición universal que se celebraba este año en París.

Guernica
Dora Maar, pareja entonces de Picasso, inmortalizó con su cámara todo el proceso de creación del Guernica.

El Guernica representa el horror que supuso uno de los bombardeos aéreos sobre el pueblo de Gernika, en el País Vasco. Para representar esta escena, Picasso se inspiró en un recorte de periódico, de ahí su tonalidad en blanco y negro.

Con el tiempo, este cuadro no solo brillaría por su importancia dentro de un movimiento artístico como el Cubismo. El Guernica se convirtió en todo un símbolo político que, como otros tantos, también tuvo que exiliarse con la llegada de la dictadura.

“NO LO HICE YO, USTEDES LO HICIERON

Pablo Picasso pidió protección para su obra y la encontró en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York, el conocido ‘Moma’. Allí se trasladó este gran cuadro para evitar que sufriera ningún tipo de daño durante el régimen de Francisco Franco.

El pintor malagueño también tuvo que exiliarse y encontró su hogar en Francia. En el país vecino instaló su taller, hasta que la llegada de la II Guerra Mundial volvió a truncar su vida. En plena capital parisina ocurrió una anécdota que impregnó aún más de magia al famoso Guernica.

Guernica
Pablo Picasso en su estudio de París durante la ocupación nazi

Al parecer, cuando los nazis entraron en el año 1940 en París, Picasso se encontraba en su taller. Allí apareció un oficial nazi debido a que un chivatazo le dijo que había un artista ocultando miembros de la resistencia en su casa.

Cuando este oficial llegó, se encontró al pintor trabajando. Una vez dentro, rebuscando entre las cosas de Picasso se encontró con una fotografía del famoso Guernica. Ante este cuadro, el agente preguntó: “¿Esto lo has hecho tú?

Picasso, muy acertadamente, respondió: “No, ustedes lo hicieron”. Hay que recordar que el bombardeo de Gernika fue realizado por los aviones de la Legión Cóndor enviada por Hitler en apoyo a las tropas nacionales.

EL MUSEO QUE NO QUERÍA DESHACERSE DEL GUERNICA

El Guernica permaneció custodiado en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York durante 44 años. Con la llegada de la democracia a España, el Gobierno se tomó como una prioridad recuperar este símbolo.

Las negociaciones comenzaron bajo el nombre de “Operación del Cuadro Grande”. Se llevaron bajo un estricto protocolo secreto, para que el Guernica no sufriera ningún tipo de peligro a su regreso.

Guernica
El Guernica en el Moma

A pesar de que fue el mismo Picasso el que pidió que cuando la libertad volviera a España, el cuadro debía regresar a su país de origen, lo cierto es que no fue una tarea fácil. Al parecer, el mismo Congreso de los Estados Unidos le ofreció una ayuda de 500.000€ para realizar esta difícil tarea.

Sin embargo, el primero que no lo puso fácil fue el mismo Moma. Perder una obra de tal calibre es algo que heriría al museo, por ello, pusieron bastante trabas para devolverle el cuadro a España. También lo complicaron los herederos del propio Pablo Picasso.

EL GUERNICA SUFRIÓ UN TRASLADO SURREALISTA

Una vez confirmada la vuelta del Guernica a España, el ministro de Cultura y varias autoridades se trasladaron a Nueva York totalmente en secreto. Esta importante operación comenzaba cuando las puertas del Moma cerraban al público.

Aquellos que tenían que preparar a la obra antes de su viaje tardaron seis horas en descolgarlo y enrollarlo debidamente. Una vez empaquetada y subida en el camión que lo trasladaría al aeropuerto, sucedió algo inverosímil en una ciudad como Nueva York.

'Operación Cuadro Grande': 40 años de la llegada del Guernica a Madrid 7e612d7ba8ccfc69be8e22a484fac30b
Desmontaje del Guernica en el Moma para su traslado a España

De pronto, la Gran Manzana sufrió un apagón total que hizo que todos los semáforos de la ciudad no funcionasen. Imaginad un camión en medio de las pobladas calles de Nueva York, atrapado en un atasco de dimensiones catastróficas y portando en su interior una de los tesoros más importantes de la cultura española: su Guernica.

No solo pasó esto. Por si este traslado no fuese lo suficientemente surrealista, por Nueva York apareció el rey del surrealismo: Luis García Berlanga. Este gran director conocía al ministro de Cultura y, al venir solo y de esta manera tan secreta, pensó que estaba cometiendo una infidelidad fuera de su matrimonio.

Años después, cuando se enteró de que en realidad “la otra” era el Guernica, le reclamó el no haberle dicho nada pues hubiera estado encantado de grabar todo el proceso con su especial mirada cinematográfica.

UN SÍMBOLO DE LA RECONCILIACIÓN NACIONAL

Tanto secretismo hubo detrás del traslado del Guernica desde Nueva York a Madrid, que este se hizo en un vuelo comercial al uso. Cuando el avión aterrizó en Barajas, el piloto pronunció por megafonía las siguientes palabras:

“Señoras y señores, bienvenidos a Madrid. Tengo que decirles que han venido acompañados al Guernica de Picasso en su regreso a España”

Tras ello, todos aplaudieron. Eran, exactamente, las 8:27 AM de la mañana del 10 de septiembre de 1981. Justo hoy se cumplen 40 años del regreso de la obra maestra de Pablo Picasso a la que es su casa.

Guernica
Llegada del Guernica al Aeropuerto de Barajas

La vuelta del Guernica suponía mucho más que el regreso de una obra de arte a España. Este cuadro se convirtió en todo un símbolo de reconciliación y, sobre todo, de superación de uno de los episodios más negros de la historia nacional.

COLAS Y LÁGRIMAS A LAS PUERTAS DEL CASÓN DEL GRAN RETIRO

El lugar elegido para que el Guernica fuera expuesto al público madrileño fue el Casón del Buen Retiro. Este lugar es una de las dependencias del Museo del Prado, por lo que se cumplía así, al menos por un tiempo, la voluntad de su autor. Hay que recordar que Pablo Picasso fue director y gran admirador de este museo madrileño durante los tres años que duró la Guerra Civil en España.

El Casón del Buen Retiro posee en su techo unos frescos pintados por Luca Giordano, además de numerosas obras de arte. El lugar era idóneo para que el Guernica brillara más que nunca ante todos aquellos que quisieron acudir a su encuentro.

'Operación Cuadro Grande': 40 años de la llegada del Guernica a Madrid 1475060117 795180 1475060949 album normal
El Guernica en el Casón del Buen Retiro custodiado por la Guardia Civil

El 24 de octubre de 1981 se inauguraba en este apartado del Museo del Prado una exposición sobre Picasso, coincidiendo con el centenario del nacimiento del pintor. El protagonista, por supuesto, no podía ser otro que su eterno Guernica.

Muchos fueron los madrileños que querían ver en directo esta obra de arte. Las colas que se formaron a las puertas del Casón del Buen Retiro eran eternas. La emoción se palpaba, había gente llorando. Por primera vez, en España existía la libertad suficiente como para que todos pudieran contemplar una obra con tanta simbología política.

'Operación Cuadro Grande': 40 años de la llegada del Guernica a Madrid guernica mnrs 001

El Guernica fue expuesto por primera vez en Madrid bajo grandes y estrictas medidas de seguridad. En primer lugar, el aforo estaba restringido. Por otro, el cuadro se encontraba custodiado por agentes de la Guardia Civil y se mostraba detrás de un fuerte cristal antibalas para evitar atentados. Estábamos en el año 1981 y el Golpe de Estado del 23F aún retumbaba en las cabezas de los españoles.

LA NUEVA CASA DEL GUERNICA EN MADRID

El Guernica vivió en el Gran Salón del Casón del Buen Retiro durante 11 años. En 1992 se tomó la decisión de que fuera trasladado al recién estrenado Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

'Operación Cuadro Grande': 40 años de la llegada del Guernica a Madrid 9882810

Este nuevo traslado estuvo envuelto en polémica pues con esta decisión se desobedecía una de las últimas voluntades del mismo Pablo Picasso. EL pintor manifestó su deseo de que el cuadro volviera al Museo del Prado, aunque finalmente no fue así. A pesar de ello, para rememorar este acontecimiento histórico, la entrada al Museo Reina Sofía durante todo el día 10 de septiembre será gratuita.

'Operación Cuadro Grande': 40 años de la llegada del Guernica a Madrid 937710ecf33942a99fed2362a3636f7f

Cuarenta años después de su vuelta a Madrid, la respiración se te sigue cortando cuando te enfrentas al Guernica. Mantener este testigo del dolor es vital para que nuestro país no vuelva a cometer los mismos errores. La obra por excelencia de Pablo Picasso impresiona tanto que aún es capaz de conseguir que, en medio de una sala en silencio, sigan retumbando los gritos de dolor de la guerra.