Quantcast
sábado, 3 diciembre 2022 20:07

El Oso y el Madroño: el símbolo que nació de una discusión

“De plata, una osa de sable apoyada en un madroño de sinople o natural frutado de gules. Bordura azur cargada de siete estrellas de pta. Al timbre, corona real abierta”. Así define la jurisprudencia cómo tiene que ser el Escudo Oficial de Madrid.

Sin embargo, ¿sabes cuál es el origen de este símbolo? Descubre toda la leyenda medieval y misterio que se esconde tras el famoso Oso y el Madroño madrileño.

EL ESCUDO DE LOS SOLDADOS “MADRILEÑOS”

El origen del Oso y el Madroño como símbolo de la capital la verdad es que es incierto. Las teorías alrededor del porqué la elección de estas imágenes son inmensas. Lo único seguro es que en la Edad Media era muy común asociar las ciudades con ciertos animales que servían como bastión en las batallas.

En el año 1211 se sabe que los soldados madrileños se unieron a Alfonso VIII en una de las batallas contra los árabes. En sus banderas y escudos ya venía representado un oso con estrellas. Este simbolismo se repitió en la famosa batalla de las Navas de Tolosa.

oso
Batalla de las Navas de Tolosa

A partir de aquí, el Oso sin el madroño empezó a aparecer en varios documentos como sellos y cartas. Sin embargo, aún no era el símbolo por excelencia que representaba a la entonces Villa y Corte.

LA DISCUSIÓN DE LA QUE NACIÓ EL ESCUDO

A finales del siglo XV este Oso empezó a aparecer apoyado sobre un árbol. Con el tiempo se ha dicho que este es un madroño. Lo cierto es que aún no se sabe de dónde viene exactamente.

Hay varios historiadores que dicen que en aquel tiempo la Comunidad de Madrid estaba repleta de madroños. Otros cuentan que este árbol fue elegido por su parecido con el nombre de la ciudad. Madrid-Madroño.

La teoría más aceptada tiene que ver con un conflicto que hubo entre la iglesia y el Concejo de Madrid en el año 1922. En aquel tiempo, la identidad eclesiástica tenía igual o más poder que cualquier administración política.

Oso
El oso y el madroño del escudo de Madrid

Entre ambos poderes se llegó a un acuerdo. Las tierras destinadas al cultivo serían para la iglesia y los bosques para el concejo. Por ello, una de las partes sale representada con un árbol y la otra con un Oso.

Para mostrar su prominencia y poder sobre la otra, el concejo de la Villa se representó el oso subido al madroño. De esta manera, dejarían claro desde la simbología quién era quien realmente debía mandar en Madrid.

CUANDO LOS OSOS CORRÍAN POR MADRID

Pero, ¿por qué un oso? ¿Alguien vio alguna vez un oso en la Comunidad de Madrid? También existen varias teorías respecto a por qué este animal es uno de los símbolos de la capital.

Los soldados del rey Alfonso XIII en su lucha contra los árabes lo llevaban en su heráldica. Este animal aparecía rodeado de unas estrellas. Hay historiadores que dicen que es una representación de la constelación de la Osa Mayor.

oso
Otra de las versiones del escudo madrileño

Otros cuentan que es un homenaje a la importante Escuela de Astronomía que se fundó en Mayrit durante su periodo árabe. Lo cierto es que hoy estas siete estrellas forman parte de la bandera de la Comunidad de Madrid.

Otros vinculan el oso a una de las hazañas de otro rey de mismo nombre, pero de otra época. Se dice que el rey Alfonso XI, en una de sus tardes de cacería, capturó un oso tan grande que quedó todo el mundo asombrado.

En aquel tiempo, al parecer, había muchos de estos grandes mamíferos en las sierras madrileñas. Como homenaje a esta hazaña, se imprimió esta escena en el escudo de la capital.

EL MADRILEÑO OSO DE LA PUERTA DEL SOL

Como veis, son tantas las teorías nacidas alrededor del Oso y el Madroño madrileño que no queda claro cuál es su origen verdadero. El misterio sigue envolviendo todo lo que hay detrás de este símbolo madrileño.

El Oso y el Madroño se encuentra coronando la Puerta de Sol, siendo esta estatua una de las protagonistas indiscutibles de este epicentro efervescente de la capital.

El Oso y el Madroño de la Puerta del Sol

En los años 60, el Ayuntamiento de Madrid decidió hacerle un homenaje a este histórico símbolo de la capital. Para ello, le encargó al artista Antonio Navarro Santafé una estatua que lo representara.

¿Es oso u osa? La verdad es que, aunque no se vea, es un oso. Su autor así lo dice. Para su creación se inspiró en un oso que se encontraba en la Casa de Fieras del Retiro al que él mismo bautizó como Felipe. Su espeso pelaje tapa sus atributos masculinos y, debido a ello, se extendió la teoría de que en realidad era hembra.

Oso y el madroño de la Puerta del Sol

La estatua está construida en bronce. En total mide 4 metros y pesa 20 toneladas. Aunque se ha movido por distintas ubicaciones de la Puerta del Sol, en Madrid lleva desde el año 1967.

Desde la Edad Media hasta nuestros tiempos, Madrid ya no se entiende sin su querido Oso y el Madroño. La próxima vez que pasees por la Puerta del Sol, te toca idear tu propia teoría sobre este misterioso símbolo madrileño.