Quantcast
lunes, 27 junio 2022 3:34

Las Bibliotecas Populares de El Retiro: libros gratis desde el siglo XIX

Que la cultura llegue a todos los rincones de Madrid, independientemente de la condición social de los vecinos, debería ser una de las prioridades de cualquier buen gobierno que se precie. Los libros son parte del patrimonio de un país y que todos pueda disfrutar de ellos es algo realmente importante.

En el siglo XIX, una gran idea llegó a la capital. Para que todos pudieran acceder a los libros, las Bibliotecas Populares se empezaron a expandir por los parques de Madrid. Hoy solo queda la del Retiro. Descubre la historia de estos pequeños quioscos que aún hoy siguen activos para los amantes de la lectura.

EL NACIMIENTO DE LAS BIBLOTECAS POPULARES

A finales del siglo XIX y principios del XX, los sucesivos gobiernos españoles comenzaron a darse cuenta de la importancia que tiene la cultura y de la prioridad que debía ser tener un país instruido.

Por este motivo, empezaron a surgir una serie de propuestas para que la educación y los libros llegaran a todos por igual, independientemente de su condición social. No todo el mundo sabía leer entonces, pero acceder a este tipo de privilegios ya era todo un lujo para algunos.

Biblioteca Popular
La Biblioteca Popular del Retiro a principios del siglo XX

En 1869 se comienzan a instalar en los parques de Madrid una serie de bibliotecas populares al aire libre. Estas eran de acceso libre y totalmente gratuitas. El objetivo primordial era expandir la cultura y el saber por todos los rincones de la capital.

Este tipo de estructuras se comenzaron a expandir por toda España. De hecho, las Bibliotecas Populares vivieron su época de mayor esplendor en los diez años que van de 1926 a 1936. Cuando la Guerra Civil llegó a España, la cultura se frenó a golpe de balas y cañonazos.

LAS DOS BIBLIOTECAS POPULARES DE EL RETIRO

Madrid contaba con varias Bibliotecas Populares. Una de ellas se encontraba en el Parque del Oeste. El Retiro contaba con tres, de las cuales hoy solo se conservan dos, una sola de ellas en activo. En total había seis en todo Madrid.

La Biblioteca Popular del Parterre de El Retiro, hoy desaparecida, era la más grande de todo Madrid. También había otra en la Glorieta de Benito Pérez Galdós que aún se puede visitar. Sin embargo, la única que perdura hasta nuestros días es la que se encuentra en los Jardines de Antonio Herrero Palacios, cerca de las instalaciones de la antigua Casa de Fieras, en la Puerta 12 de Octubre.

Biblioteca Popular
La desaparecida Biblioteca Popular del Paterre de El Retiro

Estos pequeños quioscos se construyeron basándose en el estilo modernista imperante en la época. Durante años fueron usados y deteriorados hasta que, en 1994, gracias a una iniciativa de la Feria del Libro, se restauraron.

ASÍ FUNCIONA ESTE CURIOSO SISTEMA

Las Bibliotecas Populares funcionan gracias a unos principios basados en la solidaridad y el respeto por la cultura. El lema bajo el que se construyeron decía así:

“Estos libros, que son de todos, a la custodia de todos se confía”

Y es que estos pequeños centros no funcionan como las bibliotecas municipales comunes. Aquí, los que se encargan de nutrir de libros sus estanterías son los propios usuarios. Así, cualquiera puede donar y dejar sus libros aquí, mientras que se lleva a su casa aquellos que le llamen la atención.

Se trata de un servicio de retroalimentación basado en donaciones. Nadie vigila que devuelvas el libro, tampoco nadie te obliga a dejar nada. Simplemente el respeto que tengas por la cultura es el que te hace cuidar un espacio tan peculiar como este.

LA IMPORTANCIA DE DONAR LIBROS A LAS BIBLIOTECAS POPULARES

Las Bibliotecas Populares de El Retiro no solo funcionaban como un lugar de intercambio de libros. También eran centros donde se practicaba la solidaridad con los más necesitados.

En la del Parterre del Parque, que era la más grande de Madrid, además de libros, también se compartían juguetes. De hecho, era muy común ver a los niños con menos recursos a sus puertas cuando la navidad se acercaba.

Una vecina revisa los libros de la Biblioteca Popular de El Retiro

Durante la década de los años 30, con la llegada de la II República, en estas bibliotecas también se depositaban libros de bachillerato para que los estudiantes pertenecientes a familias menos pudientes pudieran aprovecharlos.

Hoy en día todavía es común ver cómo los vecinos se acercan a donar sus libros, a la vez que se llevan uno nuevo. No hay mejor plan para disfrutar de un parque como El Retiro que recorriendo sus sombras con un libro bajo el brazo. La próxima vez, anímate y no te olvides de donar para seguir manteniendo esta tradición que ya cuenta con más de 100 años.