Quantcast
domingo, 28 noviembre 2021 6:59

El Puente de Vallecas: ‘la gran frontera de hormigón’ que será historia

Madrid se puede disfrutar desde el aire. Quizás el mejor lugar donde poder disfrutar de sus impresionantes vistas es el barrio de Vallecas. Sus cuatro miradores desde los cuales se ve toda la ciudad así lo abalan.

Tras aprobar la demolición del gran Scalextric de Puente de Vallecas, una nueva oportunidad surge para poner en valor este turismo de vistas. Descubre la historia de esta gran obra y la senda verde que nacerá para poder disfrutar de los mejores atardeceres de toda la capital.

UN PUENTE SOBRE EL ARROYO ABROÑIGAL

Muchos piensan que el nombre de este barrio madrileño viene de este enorme paso elevado de la calle Doctor Esquerdo. Lo cierto es que no es así. El origen del Puente de Vallecas, y de Vallecas en sí, es mucho más antiguo.

Por Vallecas transcurre un arroyo conocido como Abroñigal. Aquí acudían los madrileños del centro a refrescarse y a huir del ajetreo de la gran ciudad. Hace muchos años, Vallecas no era más que una serie de campos de labranza y fincas privadas.

Vallecas
El Puente de Vallecas original

Uno de los puentes que servían para cruzar el arroyo fue el que le dio este nombre al barrio. El arroyo Abroñigal hoy se encuentra canalizado y soterrado por debajo de la M-30. Sin embargo, a su alrededor empezó a surgir un nuevo barrio a las fueras de Madrid.

Vallecas es un barrio de inmigrantes. Durante el siglo XIX comenzó un fuerte éxodo desde los pueblos a las ciudades que se culminó durante la posguerra española. Tantos españoles empezaron a dejar el campo que el barrio no podía acogerlos a todos. Surgieron así las chabolas.

Vallecas
Chabolas de Vallecas en los años 60

Durante el año 1958 se llegaron a contabilizar un total de 16.561 en Vallecas. El desarrollismo y la construcción del ensanche de Madrid fueron dos alicientes para buscar una nueva vida y comienzo en la capital.

EL IMPOPULAR SCALEXTRIC DE PUENTE DE VALLECAS

Vallecas no dejó de crecer. Atrás quedó aquel pequeño barrio en el valle de un arroyo al que los madrileños acudían a refrescarse. Las fábricas, el trabajo y la mano de obra sustituyeron al campo.

En el 1972 surge una idea por parte del Ayuntamiento. El inconmensurable crecimiento industrial de la zona necesitaba de infraestructuras que dieran solución a la cantidad de tráfico que soportaba la zona. Así nace el famoso Scalextric, conocido como ‘Paso Elevado Pedro Bosch’.

Desde entonces, este paso elevado se convirtió para muchos en el verdadero ‘Puente de Vallecas’. Este gran puente de asfalto se convertía en una gran frontera física y económica entre los barrios de Retiro y Vallecas.

Vallecas fue evolucionando y dejando atrás el carácter industrial para convertirse en una de las zonas residenciales más pobladas de la capital. Tener un puente de hormigón de tal calibre delante de casa no es del agrado de nadie, por ello, los vecinos se empezaron a organizar para pedir su demolición.

UNA GRAN VICTORIA DE LOS VALLECANOS

Las peticiones de los vecinos de Puente de Vallecas llegaron al Ayuntamiento de Madrid durante varias legislaturas, sin embargo, nunca llegaban a materializarse. Ha sido este año, y de la mano de Más Madrid, que esta propuesta ha llegado a hacerse realidad. Nació así ‘Conecta Vallecas’.

El Puente de Vallecas es mucho más que una frontera física, también marca la diferencia entre dos barrios con condiciones económicas diametralmente opuestas. Retiro y Vallecas no tienen nada que ver y esta construcción pone de manifiesto aún más estas discrepancias.

Vallecas
Proyecto ‘Conecta Vallecas’

El Puente de Vallecas será historia antes de finales de año. Los trabajos de demolición comenzarán en los últimos meses de 2021 y se estima que durará unos cinco meses. Tras ello, para ver completada la reurbanización tendremos que esperar un año más, aproximadamente.

Esta demolición dará lugar a un corredor verde urbano que llenará de luz y naturaleza a uno d ellos barrios más poblados de Madrid. El famoso Bosque Metropolitano anclará sus raíces en el centro de la capital gracias a esta segunda vida de Puente de Vallecas.

LOS FAMOSOS MIRADORES DEL PUENTE DE VALLECAS 

Más allá del asfalto y el tráfico, el Puente de Vallecas guarda uno de los grandes tesoros de la capital. Desde aquí se pueden observar una de las mejores vistas de todo Madrid. Esto es gracia a los cuatro miradores que aquí se emplazan.

Los Cuatro Miradores del Puente de Vallecas quedarán conectados tras su demolición gracias a este gran corredor verde. De esta manera, una gran ruta unirá parte de los grandes parques de Madrid, creando un gran cinturón de naturaleza.

El recorrido partirá del mirador del Cerro del Tío Pío. El popular ‘Parque de las Siete Tetas’ acoge cada día a cientos de madrileños pues sobre sus colinas se pueden disfrutar los mejores de atardeceres de la capital. Tras este, llegarás al mirador de Azorín.

Vistas desde el Mirador del Cerro del Tío Pío

Si sigues andando, el Mirador del Parque Payaso Fofó te espera. Esta balconada del barrio de Palomeras Bajas te permitirá ver desde las Torres Kio hasta el Edificio Telefónica. El recorrido acaba en el Parque de Entrevías, el cual alberga el cuarto y último mirador del Puente de Vallecas.

Madrid es mucho más que el centro, por ello, proyectos que ponen en valor sus barrios tienen mucha importancia. Vallecas se reivindica como potencia turística y sus miradores tendrán mucho que decir. El adiós a su Puente viene lleno de atardeceres y naturaleza.