Quantcast
sábado, 2 julio 2022 14:44

El Edificio de Telefónica: un símbolo de la emancipación de la mujer en España

La Gran Vía es más que una calle. Su construcción cambiaría Madrid para siempre. Sus edificios son símbolos de un siglo en el que la vida no volvería a ser como fue siempre. Hoy hablamos del gran Edificio de Telefónica.

Esta construcción ostentó el título de edificio más alto de Madrid durante muchos años. Conoce su historia y el cómo todo lo que sucedía entre sus salas fue un fiel reflejo de cómo Madrid dejaba atrás el peso de la tradición para convertirse en una gran capital europea.

LA LLEGADA DEL TELÉFONO A MADRID

Vivimos en una era en la que estar comunicados forma parte de nuestro día a día. En décimas de segundo podemos hablar con alguien que se encuentra a millones de kilómetros de nosotros, pero eso no siempre fue así.

Las cartas quedaron atrás con la llegada de otros sistemas como el telégrafo o el teléfono. Estos dos últimos competían por ver cuál de los dos conseguía la hegemonía de las comunicaciones.

Edificio Telefónica
Palacio de Cibeles en 1919

El edificio de las Comunicaciones de Cibeles se erigió casi como un gran templo dedicado a fomentar la conexión entre personas. Sin embargo, el teléfono ocupaba un pequeño espacio de 8 locutorios en su gran hall.

En seguida se empezó a popularizar tanto que se necesitó crear estructuras para poder dar servicio a todos los usuarios. Por ello, en 1924 se unifica todas las compañías en una gran empresa nacional: la Telefónica.

Una vez fundada, era necesario un gran espacio a la altura de este gran servicio que revolucionaría para siempre todo el país. Por ello, en la recién estrenada Gran Vía, se empezó a erigir el Edificio Telefónica.

DUELO DE ARQUITECTOS PARA CONSTRUIR EL EDIFICIO TELEFÓNICA

El Duque de Alba sería uno de los grandes promotores del proyecto. Para llevarlo a cabo pensó en un gran arquitecto: Juan Moya. Este maestro se llevó consigo a uno de sus alumnos de la facultad: Ignacio de Cárdenas.

En la construcción del Edificio Telefónica se cumple el refrán que dice que el maestro fue superado por el aprendiz. Juan Moya quería hacer de esta construcción un gran homenaje al barroco, sin embargo, la juventud de Cárdenas le empujó a realizar un edifico más moderno, a imagen y semejanza de los grandes rascacielos que se construían en Estados Unidos.

Edificio Telefónica
Ignacio de Cárdenas en las obras del Edificio Telefónica

Las desavenencias entre ambos arquitectos hicieron que Moya acabara dimitiendo, quedándose Cárdenas a cargo de este gran proyecto. Finalmente, este sería el padre de esta joya arquitectónica madrileña.

El Edificio Telefónica mantendría el estilo barroco en su portada. El objetivo de su construcción era doble. Por un lado, albergar la sede de la gran compañía Telefónica. Por otro, embellecer Madrid y dotar de modernidad a esta gran avenida que acaba de nacer en la capital.

EL EDIFICIO MÁS GRANDE DE LA CAPITAL

El Edificio de Telefónica fue todo un símbolo de modernidad. Además de ello, esta construcción supuso un récord que sembró un gran precedente en todo el país.

Su construcción se inició el 12 de octubre de 1926. Tardaron solo tres años en finalizarlo. Las vallas publicitarias que se instalaron en sus aceras y andamios se convirtieron en todo un símbolo de la capital.

Edificio Telefónica
Obras del Edificio Telefónica

Con sus 89,30 metros de altura, se convirtió en el edificio más alto de Madrid. Para ello, se tuvo que violar una normativa del Ayuntamiento de Madrid que prohibía crear construcciones de más de 35 metros de altura.

El Edificio Telefónica fue el segundo rascacielos construido en España, solo por detrás de la sede del Banco Pastor en Coruña.  Lo que sí fue es el primero de la capital y uno de los primeros de Europa.

Obras del Edificio Telefónica

Para su construcción tuvieron que instalar grúas de tal altura que nunca antes fueron vistas en Madrid. La gente que paseaba por las inmediaciones de la obra alucinaba con las máquinas que se estaban utilizando en aquel momento.

La construcción del edificio España de la vecina Plaza de España en 1953 le quitaría este galardón al Edificio Telefónica. Sin embargo, este gran símbolo del imperialismo americano en pleno centro de Madrid, en la actualidad sigue estando en el puesto de 16 de los edificios más altos de la capital.

EL AMOR DE SU ARQUITECTO POR EL EDIFICIO TELEFÓNICA

La llegada de la Guerra Civil lo cambiaría todo. La Gran Vía se convertiría en una gran línea de suministro hacia el frente que estaba en la zona de Ciudad Universitaria.

El Edificio de Telefónica se convertiría en el objetivo favorito de la aviación nacional. Y es que había numerosos motivos para que fuera el blanco perfecto de los bombardeos.

En primer lugar, su altura. Para evitar males mayores se desalojarían las plantas superiores mientras la actividad seguía en las inferiores. De hecho, nunca se dejó de trabajar aquí durante los duros años de la contienda.

Edificio Telefónica durante un bombardeo de la Guerra Civil

Aunque sobre él callera gran parte de la metralla que se lanzaba sobre la famosa ‘avenida de los Obuses’, lo cierto es que no sufrió grandes daños. Y eso fue gracias a su gran arquitecto, Ignacio Cárdenas.

El padre del Edificio Telefónica se trasladó de inmediato a su sede. Cada vez que su colosal hijo sufría un desperfecto, este se encargaba de volverlo a reconstruir. Tanto se implicó en que no sufriera, que acabaría dejándose la salud en este proyecto.

Otro de las grandes características que lo convertirían en un objetivo de guerra fue que era un gran nudo de comunicaciones. Este estratégico lugar servía para mantener la conexión del gobierno de la república con el exterior de la sitiada capital.

El Edificio Telefónica protegido de las bombas durante la Guerra. Unos madrileños miran al cielo al ver pasar los aviones

Además de ello, el Edificio Telefónica era el enlace con sus países de los corresponsales de guerra que se encontraban cubriendo la Guerra Civil española. La mayoría de ellos se alojaban en el cercano Hotel Florida, en la plaza de Callao. Los sótanos también se convirtieron en refugios antiaéreos.

Después de la contienda, el Edificio Telefónica siguió siendo un punto estratégico. Durante la época de la autarquía, esta centralita sería el centro neurálgico del espionaje de las llamadas internacionales.

UN SÍMBOLO DE LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER

No hubo una gran inauguración de este gran edificio, pero sus paredes albergaron grandes acontecimientos históricos que daban paso a una nueva época que empezaba a llegar a España.

Desde este lugar, el rey Alfonso XIII hizo las dos primeras llamadas transatlánticas de la historia del país. Estas fueron a Estados Unidos y a Cuba. La conexión se realizó con los presidentes de sendos países.

Foto de aquella primera llamada a Cuba

Aquí también nació una de las profesiones más recordadas en la capital: las teleoperadoras. Lo que empezó como un trabajo masculino, en poco tiempo se convirtió en tarea exclusivamente femenina.

Por los puestos de las teleoperadoras del Edificio Telefónica pasaban todos los secretos de los vecinos de la capital. Había más de medio millar trabajando. “Haga el favor de colgar y se le avisará” solían decir antes de iniciar una conferencia.

Estas mujeres debían ser solteras, pueden decían que tenían una voz más amigable que las casadas. Además de ello, se les media los brazos para que fueran largos y tenían que superar una serie de pruebas de matemáticas, lengua y dictados.

Teleoperadoras trabajando

En parte, además de la revolución que supuso el teléfono, la emancipación de la mujer también pasó por este emblemático lugar. Por primera vez, la mujer trabajaba en algo que no tenía nada que ver con los cuidados o el hogar.

La llegada de la tecnología móvil en los años 70 hizo que este lugar fuera perdiendo protagonismo tecnológico, mientras iba ganando en valor cultural.

Por todo ello, el Edificio Telefónica no es solo una joya de la arquitectura madrileña, sino todo un símbolo de un país que empezaba a resurgir y que todavía no sabía el desastre que le esperaba.