Quantcast
viernes, 14 mayo 2021 21:53
spot_img

El rico patrimonio industrial de Valdemorillo ha sido declarado Bien de Interés Cultural

El patrimonio industrial de Valdemorillo ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Así lo ha aprobado por unanimidad la Asamblea de Madrid. Este patrimonio, ahora protegido, alberga diferentes construcciones que se corresponden a los restos de la antigua fábrica de cerámica y vidrio.

En este espacio donde se situaba la extinta fábrica se encuentran tres hornos chimeneas integradas en lo que hoy es la Casa de Cultura, el antiguo pudridero de caolín que ahora hace la función de Cueva-Museo y la conocida como torre de la bomba.

La cueva-museo custodia un importante patrimonio de interés turístico y cultural. Se inauguró en el año 2007, y allí se pueden admirar más de 100 piezas de porcelana, loza fina y vidrio fabricadas durante los siglos XIX y XX. La industria de la porcelana y el vidrio fue muy importante en Valdemorillo.

Visitar esta cueva-museo es una maravillosa idea puesto que este singular espacio se erigió sobre una antigua cueva de caolín o caolinita y arcilla blanca muy pura que se utiliza para la fabricación de porcelanas y de refractarios.

Un patrimonio con máxima protección

La Declaración de Bien de Interés Cultural del Patrimonio Industrial de la localidad madrileña comprende una amplia protección de estos espacios. La declaración de BIC es una figura jurídica de protección del patrimonio español. Estos espacios de Valdemorillo han sido así declarados y su riqueza hacen que sea imprescindible preservarlos en las mejores condiciones.

Con la declaración ya efectuada, el patrimonio industrial de Valdemorillo contará con la máxima protección que la ley establece para los bienes del patrimonio español.

En este sentido, se dará la máxima protección al horno y chimenea de Tejar González y el horno para refractario de José Orodea, así como los bienes inmuebles que estén vinculados a esta actividad industrial del pasado y que puedan identificarse en futuros estudios.

Un largo camino para ser declarado Bien de Interés Cultural

Declarar este espacio como Bien de Interés Cultural no ha sido tarea fácil y se ha extendido en el tiempo. Los trámites comenzaron en febrero del año pasado cuando el Ayuntamiento de Valdemorillo, gobernado por el Partido Popular en coalición con Ciudadanos, solicitó a la Comunidad de Madrid la declaración de este patrimonio.

En el mes de junio siguiente, a través de una moción de la oposición, todos los grupos políticos representados en la Corporación dieron su respaldo a esta pretensión del gobierno municipal que encabeza el Alcalde de Valdemorillo Santiago Villena.

Pero no ha sido hasta ahora cuando se ha declarado por fin Bien de Interés Cultural. El pasado 25 de febrero, la portavoz del PP en la Comisión de Cultura y Turismo, Pedro Corral, junto con la diputada Yolanda Estrada, adscrita a este municipio del Oeste de Madrid, visitaron Valdemorillo, para trasladarle al alcalde que el grupo Popular de la Asamblea de Madrid aceptaría la petición del Gobierno municipal.

Ayer mismo, la Asamblea de Madrid aceptó por unanimidad que los restos de la antigua fábrica de cerámica y vidrio fueran declarados Bien de Interés Cultural. Sin duda, una gran noticia para la localidad del oeste de la Comunidad de Madrid.