Quantcast
miércoles, 6 julio 2022 10:44
spot_img
spot_img

Madrid paraliza la vacunación contra el coronavirus

Un nuevo obstáculo en la lucha contra el Covid-19. La Comunidad de Madrid paraliza la vacunación del coronavirus “al menos esta semana y la siguiente”. Así lo ha anunciado el vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs).

Según ha expuesto, a día de hoy se han puesto 180.000 vacunas en la región pero “lamentablemente” se ha interrumpido el suministro de todas las primeras dosis.

Los problemas con el suministro de las vacunas

La llegada de las dosis a España se está complicando. El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero (PP), admitió hace unos días que solo llegaban “la mitad de las bandejas”.

Esta escasez hizo que los sanitarios de primera línea fueran los primeros en quedarse sin vacunas en Madrid. Enrique Ruíz Escudero (PP), Consejero de Sanidad, culpó al Ministerio de Sanidad por este problema en el reparto de vacunas.

Lo cierto es que una de las empresas farmacéuticas que fabrican las vacunas, AstraZeneca, tenía hoy miércoles una reunión con la Comisión Europea. El motivo de este encuentro era dar explicaciones sobre el retraso en el suministro de las vacunas.

Este recorte en la producción supone que llegarán la mitad de las dosis que la farmacéutica había pactado con los países de la Unión europea. Finalmente AstraZeneca no se ha presentado, aumentando aún más la tensión entre ambas partes.

Por otra parte, Pfizer anunció que en los próximos días tendría que reducir de manera temporal su ritmo de producción para poder hacer unas mejoras en sus instalaciones, para poder aumentar su capacidad de fabricación de vacunas.

Madrid, a la cola de España en inmunización

Madrid, hasta el momento, ha puesto un total de 180.000 vacunas. Así lo ha confirmado Ignacio Aguado. Sin embargo, no son suficientes pues la región se encuentra, junto a Cantabria, en el último puesto de inmunización con las dos inyecciones.

El plan ante esta falta de vacunas consiste en guardar las que quedan para aquellos que tengan que recibir la segunda dosis. De esta manera, nadie recibiría una primera inyección hasta que no se aseguren de que los ya vacunados van a conseguir la inmunidad.

“Tenemos que centrarnos en las dosis existentes”

IGNACIO AGUADO (Cs) | VICEPRESIDENTE DE LA COMUNIDAD DE MADRID

El vicepresidente ha insistido en que con el ritmo actual es “imposible” conseguir que el 70% de la población esté inmunizada a finales de junio. Aguado añade que, para alcanzar esa cifra, la Comunidad de Madrid debería recibir un total de 9 millones de vacunas hasta esa fecha.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), mostraba su preocupación en rueda de prensa e instaba al Gobierno de España a que “demuestren que estén haciendo todo lo posible para conseguir nuevas dosis”.

El poco respeto a los protocolos de vacunación

A la falta de dosis hay que sumarle la cantidad de corruptelas que ciertas personas están haciendo para ser vacunados antes de tiempo. Aunque este no es un problema exclusivo de la Comunidad de Madrid, aquí también se han dado este tipo de situaciones.

El jefe de Estado mayor de la Defensa, Miguel Ángel Villarroya, presentó su dimisión tras hacerse público que se había vacunado saltándose el orden establecido por el Ministerio de Sanidad.

José Luis Martínez-Almeida (PP), alcalde de Madrid, defendió esta acción señalando que “es muy lógico y razonable que las autoridades al frente de la pandemia se vacunen cuanto antes”.

No obstante, estas declaraciones del alcalde se dieron cuando el número de dosis era suficiente y no se privaba a ningún colectivo de recibirla.

Por otro lado, el Hospital Clínico de Madrid admitió la semana pasada que vacunó a 600 jubilados que no se encontraban entre los grupos primordiales de vacunación. Este centro se saltó el protocolo para administrar la vacuna a antiguos trabajadores, muchos de ellos sin ser ni siquiera sanitarios.

No son los dos únicos casos pues la residencia Casablanca Valdesur también inyectó la vacuna a personas que no tenían derecho a recibir aún estas dosis. Entre ellos familiares de trabajadores y sacerdotes.

Recordemos que, según la estrategia del Ministerio de Sanidad, en esta primera fase de la vacunación solo deben vacunarse las personas mayores y dependientes que viven en residencias, los trabajadores de estos centros geriátricos y los sanitarios de primera línea.

spot_img
spot_img