Inicio Los más compartidos La nieve y Madrid: una historia de amor

La nieve y Madrid: una historia de amor

0
La nieve y Madrid: una historia de amor

La nieve es posiblemente el fenómeno meteorológico favorito entre los habitantes de Madrid. Quizás su carácter extraordinario en la capital es lo que la hace muy deseada entre los madrileños.

Cada año son muchos los que, en los días más fríos, miran por la ventana celebrando cada copo que cae del cielo. No siempre cuaja, pero ver clarear las calles ya imprime una fuerte ilusión entre los madrileños. La mayoría de ellos pueden contar con los dedos de una mano las veces que han podido disfrutar de ella.

Filomena’ ha traído a Madrid la ilusión que la pandemia arrebató a sus vecinos. Esta inusual capa de nieve que cubre las calles ha hecho que las redes sociales se llenasen de fotografías, como si este fenómeno fuera patrimonio exclusivo de la capital. Todos quieren compartir este momento histórico con sus conocidos.

Las primeras nevadas inmortalizadas

Aunque la nieve en Madrid suele ser insólita, lo que sí se sigue manteniendo es el deseo de inmortalizar cada detalle cuando la capital se tiñe de blanco. Por ello vamos a repasar la historia de Madrid a través de sus históricas nevadas.

Si uno le echa un ojo a la prensa histórica de finales del siglo XIX, son varias las publicaciones que ya recogen nevadas en Madrid. Sin embargo, hay una muy curiosa que sucedió en diciembre de 1870.

Aquel invierno el frío atizó fuertemente a toda España. El gélido aire hizo que fuera uno de los más duros de la época. En Madrid llegaron a caer hasta diez centímetros de nieve. Pero todo esto sucedió precisamente el 28 de diciembre, Día de los Inocentes.

Muchos madrileños se despertaron en aquel entonces pensando que alguien les había gastado una broma. Así lo recoge el periódico La Época.

Periódico La Época (1870) | Biblioteca Nacional de España

1904, el año de la gran nevada en Madrid

La mayor nevada que ha conocido la capital sucedió en 1904. Los registros cuentan que se llegaron a alcanzar los 50 cm de nieve. Fue totalmente espectacular y nunca ha vuelto a repetirse. El periódico El Imparcial así lo contaba en su edición del 1 de diciembre:

Periódico El Imparcial – 1904

La ciudad en aquel entonces colapsó. Las líneas de telégrafo cedieron y Madrid quedó incomunicada. También se cancelaron los viajes en tren hacia otras zonas del país también plagadas de nieve. Pasear por las calles de la capital llegó a ser toda una aventura.

Puerta del Sol \ 1904

Tres años después, en febrero de 1907, se volvió a repetir esta invernal escena, aunque de manera menor. Se superó la barrera de los -10º. Esta fotografía fue tomada en el paseo de Recoletos.

Paseo de Recoletos, 1907 | Blanco y Negro

Las cinco nevadas del 71

A partir de aquí, la relación de Madrid con la nieve se fue distanciando. El manto blanco cuajaba sobre las calles de la capital, pero su presencia duraba poco.

En 1953, uno de los fotógrafos más importantes de la historia de Madrid, Catalá-Roca, fotografiaba la nieve sobre los coches de Gran Vía. Al fondo podemos ver a los barrenderos limpiando la carretera, atrás la plaza de Callao.

Catalá-Roca | 1953

Sin embargo, fue 1971 el año que es recordado como «el más nevoso de la historia de Madrid». El 17 de enero comenzó a caer nieve sobre la capital. Era tan intensa que en poco tiempo se acumularon hasta 4 centímetros. Por desgracia, igual de rápido que vino se fue y no quedó ni rastro.

Pasaron pocos días cuando volvió a nevar en Madrid. El día 22 de enero caían copos nieve pero el suelo no llegó a ser blanco. Así estuvo el tiempo durante todo el mes de febrero, nevado levemente hasta en dos ocasiones más. Lo mejor estaba aún por llegar.

El 8 de marzo de 1971 se produjo una de las grandes nevadas de la historia de Madrid. Lo realmente anecdótico de esta fecha es que estuvo nevando durante 24 horas sin descanso. La nieve duró en las calles durante varios días. Se llegaron a acumular hasta 20 y 30 cm en algunos barrios.

Niños madrileños juegan con la nieve (1971) | Archivo RTVE

2009, el año de la última gran nevada en Madrid

El 9 de enero del 2009, hace justo hoy 12 años, Madrid también amanecía de color blanco. Este tipo de acontecimientos suelen ser recordados con cariño por los madrileños, pero seguro que los que usaron el coche aquella mañana no lo recuerdan como una buena experiencia.

La nieve colapsó el tráfico en Madrid por completo. Comenzó a nevar sobre las 8 de la mañana de manera tan intensa que a la mayoría les pilló ya en las carreteras. Las retenciones y los atascos duraron horas.

La gran nevada de 2009 en Madrid | Claudio Álvarez

Los autobuses urbanos también tuvieron que parar y dejaron sin servicio a la ciudad Lo mismo pasó con los trenes y cercanías. El aeropuerto de Barajas estuvo 5 horas cerrado y se produjeron un total de 16.500 llamadas de emergencias a lo largo del día. Un caos absoluto.

‘Filomena’, el temporal que devolvió la magia de la nieve a Madrid

Hace un par de años también nevó en Madrid, pero solo duró unas horas. No ha sido hasta hoy cuando la nieve ha vuelto a inundar de manera histórica las calles de Madrid. Filomena ya ha sido considerada como la mayor nevada en la capital desde la década de los 60.

Un ciclista desafía a la nieve en el parque de El Retiro (2021) | María Prados

Los madrileños miraban escépticos los pronósticos cuando estos vaticinaban que el fin de semana del 9 de diciembre la nieve llegaría de manera generosa a la ciudad. Ayer ya eran muchos los que contemplaban caer los pequeños copos por la ventana mientras apostaban con sus amigos sobre si estaba vez iba a cuajar o no.

Nieve, mucha nieve es lo que se pudieron encontrar. «Gracias Filomena por traernos el mejor regalo de Reyes que uno podría esperar» se oía decir en la boca de algunos de los que se encontraban disfrutando de los preciosos paisajes que dejaba sobre los parques de Madrid.

Una mujer pasea sobre la nieve del Palacio Real de Madrid (2021) | María Prados

La nieve ha caído en fin de semana y, si la propia Filomena lo permite, seguro que hará disfrutar a los habitantes de Madrid que, por unas horas, son capaces de olvidar el caos vivido durante el último año.

Dicen en los pueblos que «año de nieves, año de bienes». En estos tiempos tan duros donde ya nada nos sorprende, ver una nevada tan espectacular alienta la esperanza de todos aquellos que buscan una buena noticia en medio del temporal que llevamos arrastrando desde el pasado marzo.

Una chica camina con su perro por el Jardín del Recuerdo en El Parque del Retiro de Madrid | Foto: María Prados

Aunque sea desde las ventanas de sus casas, pues no hay que olvidar que el Covid-19 aún nos tiene bajo las cuerdas, la nieve ha vuelto a traer alegría a la ciudad de Madrid. Seguro que, para los madrileños, Filomena ya tiene un hueco en el lugar donde se guardan los buenos recuerdos.