Quantcast
martes, 5 julio 2022 2:09
spot_img
spot_img

Los madrileños se comerán 2,5 millones de roscones en Reyes

Los madrileños comprarán y consumirán 2,5 millones de roscones artesanales durante la festividad de Reyes, según la previsión de la Asociación de Empresarios Artesanos de Pastelería de Madrid.

A través de un comunicado, los pasteleros han explicado que la tendencia de consumo de este típico postre navideño ha experimentado un notable crecimiento durante los últimos años.

Por qué llevan fruta escarchada

Los roscones han ido evolucionando con el paso del tiempo, y las recetas más habituales han ido experimentando cambios e introduciendo nuevos elementos de relleno y presentación.

Sin embargo hay un ingrediente invariable, que se sigue utilizando y repitiendo cada año en la elaboración de roscones: la fruta escarchada.

Aunque este dulce tiene partidarios y detractores, lo cierto es que mucha gente aparta la fruta escarchada a un lado cuando le sirven el trozo de roscón.

Húmeda, con colores chillones y de textura gelatinosa, la fruta escarchada es uno de los elementos fundamentales de los roscones, y aunque a muchos no les guste, el postre no sería lo mismo sin ella.

La tradición de adornar el roscón con fruta escarchada tiene un origen muy sencillo, ya que los colores de la fruta simulan las piedras preciosas que los Reyes llevaban en sus túnicas; de ahí que los trozos verdes, rojos y naranjas de fruta estén dispuestos a lo largo de los roscones, que últimamente también suelen llevar una corona de cartón en medio.

Roscón artesanal

La asociación defiende el consumo de roscones artesanos, sin conservantes ni otras sustancias añadidas; y lo presenta como uno de los dulces más típicos de la gastronomía madrileña y más consumido durante todas las Navidades.

Los roscones, que suele asociarse exclusivamente al día de Reyes, últimamente se pueden encontrar en pastelerías y supermercados incluso desde antes de Nochebuena. Tampoco desaparecen de las estanterías una vez han pasado sus Majestades de Oriente, sino que en muchos establecimientos los continúan vendiendo una vez han acabado las fiestas.

Triunfan los de nata y trufa

En el comunicado, los pasteleros afirman que los roscones que más se venden son los de 500 gramos, y que la mitad de los consumidores se decantan por los que están rellenos de nata o trufa.

El gremio también ha insistido en que el precio de los roscones apenas se ha visto alterado con respecto al del año pasado.

Crece el consumo

Los datos que arrojan los pasteleros reflejan que el consumo de roscones durante este año se ha incrementado con respecto al mismo dato de 2020.

La asociación ha aprovechado para ponerse del lado de los valores de calidad que difunde el Sello Artesano de Calidad, creado en 2018 con el respaldo de la Dirección General de Comercio y Consumo de la Consejería de Economía, Empleo y Competitividad de la Comunidad de Madrid.

Este sello nació con el objetivo de identificar y brindar apoyo a las pastelerías madrileñas que elaboran todos sus productos de manera artesanal, siguiendo recetas tradicionales.

spot_img
spot_img