Quantcast
viernes, 26 febrero 2021 2:49

Despliegue de “sueldazos” y “dedazos” en el Ayuntamiento de Rivas

El Ayuntamiento de Rivas continúa con sus dedazos. Como ha descubierto Moncloa.es, el gobierno municipal acaba de colocar una concejal de Unidas Podemos como vicepresidenta de la Empresa Municipal de Servicios S.A. La empresa pública en la que Izquierda Unida ha enchufado a la concejala es un auténtico chiringuito que ha servido para colocar a una de sus políticas afines y dotarla de un sueldazo.

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid está gobernado por Izquierda Unida y Podemos. El consistorio que presume de ser uno de los pocos consistorios realmente progresistas de la Comunidad de Madrid, se lo está pasando bien con los nombramientos. Los dedazos en Rivas, antes se hacían con personas de la formación que dirige el ministro de Consumo. Pero con el paso del tiempo parece que Podemos también se ha hecho a ello. Gracias a Moncloa.com hemos podido saber que el despliegue de sueldazos es importante, pero también el de los dedazos.

Vanessa Millán Buitrago: la concejala colocada a dedazo

Su nombre es Vanessa Millán Buitrago. Su experiencia laboral se ha centrado en trabajos de atención al cliente en el aeropuerto de Barajas. Un trabajo que nada tiene que ver con su nuevo cargo de vicepresidenta. ¿Está realmente preparada profesionalmente para ocupar dicho cargo? Juzguen ustedes mismos.

También, su formación académica no se corresponde con el perfil profesional que buscan en la empresa. La política estudió Turismo y la empresa en la que formará parte de la cúpula directiva se dedica a prestar servicios medioambientales para el municipio. Turismo y medio ambiente, dos materias un tanto diferentes.

Sin formación, ni experiencia en el sector pero con una retribución anual muy copiosa. La concejala de Unidas Podemos no se puede quejar de sueldazo y es que cobrará como un Ministro. El director de esta empresa ha cobrado en 2020 un cifra nada despreciable que asciende a 59.349,93 euros brutos al año. No se espera que la nueva vicepresidenta cobre menos. Ni mucho menos.