Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 21:11
spot_img

Los bares de Boadilla se preparan para la fase 2

Los comerciantes de Boadilla del Monte y especial sus restauradores, ya se encuentran preparando sus salones para la fase 2 de la desescalada.

Al igual que se estableció en un primer momento, la distancia de seguridad debe continuar siendo al menos de dos metros entre usuarios o entre las respectivas mesas del local.

Además, dependiendo del número de integrantes que haya en cada una, se necesitará más o menos espacio para seguir respetando la distancia interpersonal vigente.

El consumo dentro del local únicamente podrá realizarse sentado en mesa, o agrupaciones de mesas, y preferentemente mediante reserva previa.

En ningún caso se admitirá el autoservicio en barra por parte del cliente.

Asimismo, estará permitido el encargo en el propio establecimiento de comida y bebida para llevar.

Otra particularidad que ha traído consigo la desescalada respecto a los establecimientos gastronómicos, es que se han eliminado los productos de autoservicio, como vinagreras, servilleteros y demás utensilios que solían ser comunes en cuanto al mobiliario de bares o restaurantes.

Además, el personal trabajador que realice el servicio en mesa deberá garantizar la distancia de seguridad con el cliente y aplicar los procedimientos de higiene, desinfección y prevención necesarios para evitar el riesgo de contagio, además de llevar mascarilla para garantizar una interacción segura con el cliente que vaya a ser atendido.

Se priorizará la utilización de mantelerías de un solo uso, y en caso de que esto no fuera viable, se debe evitar el uso de la misma mantelería con distintos clientes.

Deberán usarse materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios, cuyo lavado debe ser mecánico, y se recomiendan ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados.

spot_img
spot_img