Quantcast
martes, 5 julio 2022 2:19
spot_img
spot_img

Beatriz Martínez propondrá al Pleno que Boadilla del Monte sea un municipio libre de GLIFOSATO

La concejala de la eco-izquierda de Boadilla, Beatriz Martínez, explica en la moción, “que muchos municipios españoles emplean herbicidas de acción rápida para eliminar lo que vienen denominándose “malas hierbas”. Pero el uso de herbicidas químicos puede plantear riesgos muy serios. Diferentes estudios demuestran que el Glifosato, componente de los herbicidas de uso más extendido, tienen efectos muy tóxicos sobre la salud y el medio ambiente. El Glifosato, un herbicida total no selectivo que se emplea para matar hierbas y arbustos, se infiltra en el suelo, es muy soluble en el agua y persistente en el suelo. Contamina los acuíferos, es tóxico para la fauna acuática, los animales domésticos o el ganado, y se esparce sin control por el subsuelo.

Existen estudios científicos que relacionan el uso del Glifosato con afecciones y enfermedades. Pero lo que parece seguro es que el riesgo al que se somete a la población, a los trabajadores municipales y de empresas contratadas por este ayuntamiento que lo emplean, al ganado, a la flora y fauna, o al suelo y a las aguas, dada su toxicidad; las consecuencias pueden ser irreversibles.

La Directiva marco para un Uso sostenible de los plaguicidas, aprobada por el Parlamento Europeo el 13 de enero de 2009, expone que: “Los Estados miembros, teniendo debidamente en cuenta las medidas apropiadas para la protección del medio acuático el agua potable y los requisitos necesarios de higiene y salud pública y la biodiversidad, o los resultados de las evaluaciones de riesgo pertinentes, velarán porque se minimice o prohíba el uso de plaguicidas en las siguientes zonas específicas: A lo largo de las carreteras [ … ], en los espacios utilizados por el público en general, o por grupos vulnerables, como los parques, jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, recintos escolares y campos de juego y los espacios cercanos a los centros de asistencia sanitaria”.

Dicha directiva ha sido traspuesta en el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, que establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, y que tiene como objetivo la reducción de los riesgos y los efectos del uso de los productos fitosanitarios en la salud humana y el medio ambiente, y el fomento de la gestión integrada de plagas y de planteamientos o técnicas alternativos, tales como los métodos no químicos.

Este Real Decreto contempla que sus disposiciones “se entenderán sin perjuicio de que la Administración competente en cada caso pueda aplicar el principio de cautela limitando o prohibiendo el uso de productos fitosanitarios en zonas o circunstancias específicas”.

Pero a entenderde la eco-izquierda de Boadilla, Beatriz Martínezy lo que nos parece más importante, el 20 de marzo de 2015, la Organización Mundial de la Salud declaró en Lyon (Francia), que el GLISOFATO es “un probable carcinógeno para los seres humanos” y lo clasificó en el Grupo 2ª.

Esta clasificación la realiza la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) que define el Grupo 1 “como carcinógeno para los seres humanos. El siguiente grupo, el 2ª, menos maligno, lo define “como probablemente carcinógeno para el ser humano”.

Se observa que con el conocimiento de los impactos negativos y sobre el medio ambiente de la aplicación de herbicidas como el Glifosato, muchos ayuntamientos españoles están abandonando su uso de manera paulatina, incluido el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Son ya 162 municipios, diputaciones y autonomías que han aprobado mociones limitando o evitando su uso.

Boadilla del Monte se encuentra en una zona privilegiada de la Comunidad de Madrid, que además de contar con un monte público, el Monte de Boadilla y situarse en el entorno del Parque Regional del río Guadarrama, cuenta con decenas de parques públicos con zonas verdes, donde acuden a diario cientos de niños y personas de todas las edades. El Grupo municipal Mixto, pensamos que los beneficios de las políticas municipales adecuadas como la orientada a reducir o eliminar sustancias tóxicas, redundarán en un beneficio general mayor.

“Los Ayuntamientos, como administraciones públicas de servicios a la comunidad, deben liderar proyectos y acciones encaminadas a promocionar entornos de seguridad en el marco de la nueva salud pública, e intervenir sobre las causas que inciden en la salud individual y poblacional”.

Con todo lo anterior, dada la existencia de alternativas viables a los herbicidas químicos mediante métodos mecánicos, y desde el principio de precaución a tener en cuenta por las autoridades públicas, el Grupo municipal Mixto vamos a proponer en el Pleno que el Ayuntamiento adopte medidas con el fin de proteger a sus vecinos, las aguas y el patrimonio natural del municipio, no autorizando la aplicación de herbicidas para ningún tipo de uso no agrario en los espacios de uso público, carreteras o redes de servicio en la totalidad del término municipal, solicitando que los trabajos de eliminación de vegetación se realicen con métodos no químicos.

Así mismo, la eco-izquierda de Boadilla, Beatriz Martínez cree necesario que el Ayuntamiento realice una campaña informativa a sus vecinas y vecinos, así como a las comunidades de propietarios, para evitar el uso doméstico de herbicidas en urbanizaciones y jardines privados, como ya lo están haciendo en alguna.

spot_img
spot_img